lunes, 23 de enero de 2012

EL CHICLAYO QUE VIENE DEL FUTURO

Una voz contra el tiempo:
EL CHICLAYO QUE VIENE DEL FUTURO

JESUS JIMENEZ LABAN

A pocos años del Bicentenario de la Proclamación de la Independencia del Perú, año 2021, es conveniente mirar el pasado, valorar el presente y traer desde el futuro lo que queremos hacer por Chiclayo, la Capital de la Amistad por su gente acogedora, hospitalaria y solidaria.


Quiere esto decir que si en los programas, planes y proyectos hay una visión única, un propósito compartido, se puede acomodar los objetivos a la meta: un Chiclayo de avanzada en línea con los retos que plantea el siglo XXI. Dentro de nueve años, que es lo que queda para dicha celebración, Chiclayo será una potencia turística y un enclave de la producción agroindustrial del país, polo turístico con inversiones procedentes de todo el mundo.


Esta es la foto que veo venir desde un futuro cargado de movimiento portuario para los negocios internacionales a partir del puerto de Eten y de un flujo turístico que hará su ingreso en cruceros por un dragado puerto de Pimentel seducido y maravillado por los señores Naylamp, Sipán y Sicán que seguirán el rumbo del Ventarrón, el vestigio arqueológico más antiguo de Chiclayo con cerca de 6 mil años de historia, según investigaciones recientes de académicos.


Los campesinos y vecinos de la ciudad segura y descongestionada, que se contarán por cientos de miles en alianza con la pequeña, mediana y gran empresa, habrán empezado a usufructuar los beneficios económicos de la irrigación de Olmos, el sueño de sus padres. Pero en la obra en sí, Olmos, por el dinamismo y el movimiento de capitales, se convertirá en un poderoso competidor comercial del centro de Chiclayo y alrededores. Las inmensas plantaciones verdes para el procesamiento, exportación y comercialización de nuevos productos –Café Orgánico. Ajíes, Espárrago, maíz, Hortalizas Orgánicas, uvas, Mango, Palto, Lúcuma, Plantas Medicinales-, crearán nuevos negocios, comercios e industrias en los alrededores de Olmos.


Los habitantes del lugar y los recién llegados de otras partes del norte encontrarán ahí empleo, oportunidad de negocios y de hacer empresa de cara al mundo capitalizando las ventajas de los tratados de libre comercio dentro de una visión tripolar para los negocios internacionales: las Américas, Europa y el Pacífico. A su vez, la ciudad de Chiclayo, caracterizada ahora por su centralismo, puesto que todas las rutas pasan por el centro de la ciudad.

Para entonces, año 2021, siguiendo la prospectiva del regidor chiclayano, Arquitecto Jorge Incháustegui, habrá dado cuatro saltos que la descongestionarán en la medida que se implemente el terrapuerto para atraer centros comerciales, supermercados, tiendas comerciales y se vuelva atractiva la ex zona industrial con mal, espectáculos, centro empresarial para el paseo turístico junto con nuevas edificaciones y comercios modernos para generar más actividad comercial, dinamismo de las inversiones y los negocios alrededor del Aeropuerto José Quiñones González que habrá sido reubicado en una zona más segura para la población.


Y, por supuesto, habrá desaparecido en parte la congestión vehicular con la implementación de las vías aéreas en los alrededores de Chiclayo, cuyo centro será dedicado exclusivamente al alojamiento, alimentación y recorrido de turistas de diferentes partes del mundo. Será completamente una ciudad peatonal sin congestionamiento vehicular que vivirá de los ingresos turísticos y de la actividad comercial especialmente de productos elaborados por lambayecanos para lambayecanos y para la exportación sin perder el atractivo por la innovación tecnología y equipos.


Se habrá implementado con el uso de los últimos adelantos tecnológicos la banca móvil, creada una Cámara Electrónica de comercio e implementado una Bolsa de Valores global con instrumentos financieros modernos para alcanzar financiamiento barato para los negocios en dura competencia con la banca local y extranjera más allá de los bonos, los fondos y las acciones. Chiclayo se habrá convertido, con redes sociales más sofisticadas y modernas, en una ciudad digital con teléfonos móviles desde donde cualquier ciudadano podrá hacer sus pagos, sus trámites, sus cobros y hasta obtener financiamiento contra proyectos sin que se les solicite garantías reales.


Todo estará al alcance de los ciudadanos en un contexto de vinculación entre Empresa, Estado y Universidad. Será una ciudad ejemplar por el impulso no sólo por la concertación productiva con otras regiones del Perú sino por el talento de sus jóvenes que desarrollarán nuevas aplicaciones para el mundo virtual, a partir de un centro de innovación tecnológica, de desarrollo de software y banca móvil para el impulso de pequeños negocios que generarán autoempleo en los jóvenes.


Hasta aquí, señores, el futuro que se ve venir para Chiclayo que por antes dichos tendrá característica portuarias de Frankfurt en pequeño y de Miami en movimiento de cruceros y flujo de turistas. Esta prospectiva se ha desarrollado tras conversaciones con autoridades regionales, locales, empresarios, así como vecinos notables vinculados a la historia, las inversiones, el agro, la actividad turística, la juventud en los colegios y las universidades. Y, obviamente, no está alejada de la realidad si hay voluntad y decisión para hacer que las cosas caminen. Vale recordar por un instante a Albert Einstein, “el valor de lograr algo, reside en buscar lograrlo”.


Como dice un estudio sobre planeación de la Organización de Estados Americanos ,OEA, pronosticar no es sino hacer cálculos informados de lo que es probable que suceda en el futuro. Debemos contar con hechos para tomar decisiones seguras. Es más importante tener datos que guiarse por corazonadas, intuiciones o adivinanzas El cálculo informado nos da una idea de cómo se producirán las cosas. En cambio una corazonada local es un me parece, nada más. Para no fracasar en los pronósticos, tenemos que hacer todo lo posible para reducir el número de corazonadas y alcanzar el máximo de cálculos informados. No hay nada mejor que basarnos en hechos comprobados y abundantes, correctamente interpretados.


Precisamente, por ello, esta prospectiva se ha desarrollado tras conversaciones con autoridades regionales, locales, empresarios, así como vecinos notables vinculados a la historia, las inversiones, el agro, la actividad turística, la juventud en los colegios y las universidades. En fin, gente valiosa que está construyendo el futuro, a partir de su pasado histórico y su presente emprendedor. Somos hoy lo que decidimos ser el día de ayer y hoy iniciamos la construcción del futuro.