martes, 11 de enero de 2011

LEY DE FOMENTO AL COMERCIO EXTERIOR DE SERVICIOS

COMERCIO EXTERIOR DE SERVICIOS
JESUS JIMENEZ LABAN

Ley de Exportaciones.- Con la expectativa de generar al menos 1,500 millones de dólares de divisas para Perú dentro de cinco años, la Cámara de Comercio de Lima (CCL) presentó las bondades de la Ley de Fomento al Comercio Exterior de Servicios ante una nutrida concentración de empresarios en acto que contó con la asistencia de directivos de la Cámara, congresistas y ministros.

La principal bondad de la mencionada norma es que las personas naturales o jurídicas no pagarán el Impuesto General a la Ventas (IGV) cuando ofrezcan y vendan sus servicios a personas no domiciliadas en el país. Además, los vendedores del servicios serán reintegrados en su totalidad por cada venta, lo cual no sólo promociona el comercio intrafronterizo sino que genera más competitividad en la región y en el mundo.

La medida, que si bien no es una novedad en América Latina porque normas similares se aprobaron años atrás, ciertamente pone de igual a igual a prestadores de servicios peruanos con homólogos extranjeros. De este modo, “el turista puede comprar su pisco y llevarlo de regreso a casa”, comentó entusiasmado uno de los funcionarios de la Cámara de Comercio.

El impacto 0 en materia tributaria, no pago de IGV, se sentirá de manera tangible en la compra de paquetes turísticos por un extranjero, la compra de servicios, de joyería o de Call Center desde el exterior. Esto hará posible, por ejemplo, que un técnico de metalmecánica puede ofrecer sus servicios en el extranjero, que un Call Center pueda trabajar para una multinacional, y que el Sima preste mantenimiento y reparación de naves del exterior sin que los usuarios paguen IGV.

El Presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Carlos Durand Chaud, dijo que con este paso estamos pasando de la mano de obra a la mente de obra, tratando de explicar que tendrán más valor y acogida el trabajo mental, el talento y la creatividad de los peruanos. Por su parte, el Ministro de Comercio Exterior y Turismo, Eduardo Ferreyros aseguró que la ley generará 1500 millones de dólares en divisas para Perú dentro de los próximos cinco años.

La norma, que está vigente desde comienzos de año, contempla su reglamentación en el término de 180 días, tiempo racional para muchos a fin de reenfocarse en los nuevos negocios de los contenidos y en nuevas tendencias de inversión.

Un pequeño empresario vio una oportunidad dorada en el marco legal. Y es que con las tecnologías de información y comunicación son totalmente viables y posibles las alianzas sinérgicas entre los generadores de contenidos con los desarrolladores de software (software libre) pudiendo incluso exportar a países vecinos y cualquier parte del mundo sus servicios haciendo uso de las autopistas de información y de las redes de las empresas líderes, entre ellas Google y Microsoft.

Claro, los negocios modernos plantean retos. Uno de ellos es para el Estado en su tarea de identificar y fiscalizar la tributación de negocios electrónicos. En Estados Unidos se solucionó el vacio asumiendo que toda operación que se genera en un negocio electrónico parte de fuente local. Otro es brindar seguridad en la privacidad para lo cual el Ejecutivo ha enviado el proyecto de Ley 4079 que se examina en la Comisión de Justicia del Congreso de la República.

Aunque por razones mediáticas se usa la expresión “exportación de servicios” para hacer más comprensible el mensaje al público, lo correcto es hablar de Comercio Exterior de Servicios, un golazo de media cancha para muchos pero para otro sector una medida trascendente en lo que va del siglo XXI en la era de los contenidos, particularmente de la economía del conocimiento.

No fue fácil promulgar y publicar esta ley por cuanto iniciativas de ese tipo se debatieron desde mediados de los años 90. En la década pasada, un primer intento se dio en el 2000, pero el verdadero impulso lo dio la congresista Rosario Sasieta, presidente de la Comisión de Comercio Exterior del Congreso, quien pidió que el Ejecutivo apruebe el reglamento respectivo en el término de 30 días y no de 180 días tal como está previsto en la Ley.

Las exportaciones tradicionales son todavía el generador principal de riqueza con X miles de millones de dólares, seguido por las exportaciones no tradicionales que suman 20 mil millones de dólares. En una tercera escala, se ubican los servicios, encontramos que hay todo un potencial de crecimiento. Hace 5 años la exportación de software bordeaba los 7 millones de dólares, en tanto que ahora alcanza los 20 millones de dólares, pero después de esta medida se podría registrar un crecimiento exponencial.

Los Tratados de Libre Comercio que ha suscrito el Perú contemplan los servicios como el sector más prometedor. Y es que los servicios son base del crecimiento mundial.