viernes, 27 de julio de 2012

PARA TOMAR DECISIONES EMPRESARIALES CON MEXICO


PARA TOMAR DECISIONES EMPRESARIALES CON MEXICO
JESUS JIMENEZ LABAN

Para muchos, cuando se habla de México por asociación de ideas, hay vínculo con su música ranchera alegre. 


Hace un ratito leía dónde están las oportunidades de hacer empresa en México y cómo hacer negocios con el país azteca que tiene suscritos 40 Tratados de Libre Comercio con casi todo el mundo.


Y para lograrlo hay que tener un sentido muy ágil sobre la tramitología en este país que se encuadra geográficamente en América Latina pero sus empresarios piensan como americanos. Y no son muy maduros sino ejecutivos jóvenes entre 30 y 40 años.


Las decisiones finales siempre se toman al más alto nivel.
Por cierto, un país muy similar a Perú en sus raíces culturales e históricas. Tanto que durante la Colonia administraron los mismos virreyes, se intercambiaban el poder entre ellos.


Y cada vez, segun me han contado, que un mexicano visita el Perú, se siente como en su casa porque ve cosas muy parecidas a las de su país.


En esencia, México tiene acuerdo comercial con Perú, así como con el Nafta (Estados Unidos, Canadá y México) y con la Unión Europea y otro tanto en el resto de América Latina.


Si estuviera leyendo esto un empresario maderero, debería saber que México demanda nuestra madera amazónica tropical (triplay, madera queirolo) , tras una rigurosa regulacion por la deforestación ocurrida en su flora. Pero también hay oportunidades para quienes hacen negocios vinculados a la moda, confecciones, camisas de algodón, textiles, construcción (pisos, puertas, ventanas, valor agregado).


Sólo hay que tener en cuenta, que con el empresario mexicano hay que tener presencia, persistencia y paciencia como nos los decía hace poco en un foro empresarial, Jaime Casafranca, encargado de negocios. Claro esto no significa presencia física sino volumen de oferta, o estar cargoseando al empresario para apruebe un contrato ni mucho menos presionar por el "sí".


Como prima la educación y la cordialidad, muchos empresarios mexicanos evitan decir directamente "No". De manera, que hay que estudiar mucho esos códigos.


Hay otros negocios que fluyen con rapidez. Y están vinculados a la alimentación (páprika). Como se sabe, México figura en el numero 1 en el mundo por sus indices de alta obesidad (niños y adultos). Su población consume carnes rojas en el centro (la sierra) y pescado en la costa. 


Pero, como podría imaginarse no es consumo de harina de pescado, sino productos refrigerados y congelados. Se requiere certificaciones sanitarias muy rigurosas.


Claro, para entrar ahí, hay que saber dialogar. Antes de entrar en materia de negocios, las conversaciones empiezan con una charla informal (una mezcla de comentarios personales y profesionales).


Tambien hay que conocer la tributación interna. Asi por ejemplo, el Impuesto al Valor Agregado, IVA que es como se llama al IGV de Perú, es de 16 por ciento, además de impuestos aduaneros (exonerados con TLC), Impuesto a la Renta y el Impuestos Selectivo al Consumo, entre otros.


Pero ¡cuidado! Hay que saber negociar. Con un mexicano uno no puede interrumpir cuando usan el silencio para pensar o saber qué decir o responder (distinto del americano o europeo) Lo más recomendable es no tomar la iniciativa, pero tampoco dejarse llevar. Y, por supuesto, poner énfasis en la confianza y beneficios mutuos de los negocios.


Naturalmente, este no es un artículo de etiqueta social. Pero es bueno escuchar a los diplomáticos que asesoran a hombres de negocios. De esas enseñanzas, el trato apropiado a las personas es fundamental. Mexico da mucha importancia a los cargos, no es prudente hablar de negocios en una casa particular ni mucho menos el mexicano es tolerante con una sonrisa despectiva o un bostezo. Se puede perder un negocio por esto.


Hay que tener cuidado con lo que se come. No olvidar la "venganza de Moctezuma". Y vigilar el alchol porque los mexicanos están acostumbrados a tomar grandes cantidades de tequila, vino y whisky.


La puntualidad no es una costumbre del pais. Es normal media hora de retraso.


Lo mismo pasa, en estos ires y venires de los negocios, con el tratamiento a las mujeres. Sabido es que el saludo entre los hombres es el apretón de manos y el abrazo. Primero se da la mano, luego el abrazo y finalmente otra vez la mano.


Pero con las mujeres de negocios hay que tener ciertas reglas precisas. Por ejemplo, no extender la mano mientras ella no lo haga. Los hombres deben esperar a que sea la mujer la que tienda la mano primero. Solo dar un beso en la mejilla cuando se conoce a la persona a quien se debe llamar por su apellido (Señora Landívar). Los nombres propios se utilizan cuando hay una relación personal.


Es muy apreciado que en el contexto de los negocios, se envie regalos a las secretarias (perfumes o pañuelos) en una segunda visita. Si éstos son para una secretaria de parte de un hombre de negocios, un ejecutivo, se debe decir que el regalo es de parte de su mujer.


Como verán amigos, no hay que tener solo muñeca para cerrar negocios sino habilidad para expresarnos, comportarnos y tratar bien a la gente. Pero hay un adicional en México. Tomar precauciones por temas de seguridad. Lo mas seguro es tomar taxi satelital en paraderos oficiales, no exhibir relojes ni joyas costosas en lugares públicos. La embajada o el consulado pueden dar mas consejos.


Volviendo al México económico, hay que recordar que el estado donde hay mayor movimiento económico o crecimiento es Nuevo León con su capital Monterrey, pero las maquiladoras (esas plantas de producción y ensamblaje) se encuentran a lo largo de toda la frontera con Estados Unidos.