miércoles, 20 de julio de 2011

UNA PROPAGANDA, UNA VERDAD NO CREIBLE O UNA MENTIRA

¿QUE HACER SI TROPIEZA CON OBSTACULOS IMPREVISTOS?
Jesus Jimenez Laban

En cualquier circunstancia las comunicaciones -especialmente ahora las redes sociales- pueden ejercer una influencia enorme en la opinión pública.  Sea cual fuere la estrategia a tomar, el apego a los principios éticos es el mejor camino en el caso de un país, de una corporación o campaña de posicionamiento profesional.

Obviamente, quienes están familiarizados con la situación, saben perefectamente que la propaganda es un arma de doble filo.  Y como este articulo está inspirado en el servicio al bien común, vale recordar algunos aspectos para levantar defensas ante un ataque mediático.

En un caso clásico Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, acostumbraba a hacer un seguimiento al enemigo, es decir, estar tras los pasos de quienes hacían propaganda en contra para contrarrestar sus efectos y mejorar la suya en su estrategia de campaña.   Sin compartir las ideas del mal del padre de la mentira, que es como se conoce a Goebbels, algunos gurús como Tom Peters releen con interés académico sus técnicas y procedimientos no para atacar sino para prevenir.

Por supuesto, nada es imitable ni repetible, pero para derrotar al enemigo en términos mediáticos es importante conocer sus armas.  Este no vacila, por ejemplo, "en desechar una verdad poco creible en lugar de una mentira más efectiva".  Es un enemigo sin escrúpulos.

Vistas así las cosas, un hecho cierto que es todo comienza con el ánimo en alto.  Ninguna estrategia de comunicación funciona sin dar a conocer los objetivos de una campaña al público interno de una organización.  Es la gente el punto clave del éxito de esa campaña. Siendo así, es usual crear un ambiente de optimismo entre los funcionarios para obtener su apoyo, aun cuando, algunas veces, se les oculta la información como pasaba cuando se producían bajas en la fuerza aérea del III Reich.  Llevando este caso al escenario corporativo resulta decisivo mantener la mente positiva en el recurso humano sin divinizar al líder del grupo ni "lavarle el cerebro" a la gente hasta robotizarla.

En esta misma línea, algunos aplican la técnica del silenciamiento que son, precisamente, las cortina de humo, efectos de distracción o "globos de ensayo" para captar la atención del público en algo efectista que lo aleje del hecho verdaderamente relevante.  Curiosamente, cuando el empresario Ruper Murdoch acudía a la Cámara de los Comunes fue atacado súbitamente por un individuo, hecho que hizo olvidar momentáneamente el escándalo de las escuchas ilegales que precipitaron el cierre de diario británico "The News of the World".

En algunos gobiernos -especialmente dictaduras- los hombres de imagen "juegan" con el bienestar de la gente. Son capaces de cualquier cosa con tal de prolongar el efecto de las buenas noticias que tienen que ver con alguna medida populista, por ejemplo, el abaratamiento de los precios, usando la técnica de la innovación, vale decir, hacer conocer la misma cosa en diferentes voces, datos e imagenes fijas o móviles.

Cuando se abren varios frentes en un campo de batalla, lo que hacen los especialistas es etiquetar a las personas y los hechos en una sola idea, usando el principio de la simplificación.  Tal es el caso del uso de la bandera de guerra en el desembarco de Normandía como preludio de la victoria de los aliados en territorio enemigo durante la II Guerra Mundial.  Este mismo principio fue también usado en la campaña del presidente de Colombia Manuel Santos a quien se le mostró en una foto teniendo como trasfondo a niños ensangrentados para proyectar al ojo ciudadano un candidato-solución a la violencia, problema número uno en el país vecino. 

Puestas al descubierto las armas del enemigo, como dije al inicio, vale recordar algunos aspectos para levantar defensas ante un ataque mediático.  Todo hombre de negocios, gobernante, funcionario o profesional tiene ahora las armas defensivas para evitar estragos y  no dejarse sorprender o simplemente saber qué hacer si tropieza con obstáculos imprevistos

PONIENDO LA MIRA EN EL DOBLE FILO DE LA PROPAGANDA

¿QUE HARIA SI TROPIEZA CON ESTOS OBSTACULOS IMPREVISTOS?

Jesus Jimenez Laban

La propaganda puede tener un fin muy noble dependiendo de quien la aplique, motivo por el cual se recomienda tener valores éticos y mucho equilibrio para hacer el bien y evitar el mal

Esto supone alejarnos de todo tipo de manipulación por muy inteligentes que fueran las estrategias de comunicación e información en una sociedad. Por esto, tal como recomiendan los principios de la propaganda, el público debe aprender a distinguir lo verdadero de lo falso, aun cuando tenga ante sus ojos la evidencia de los hechos.


Porque puede haber argumentos tan increíbles, que uno mismo los cree. O hechos tan evidentes que no cabe palabra en contra. En la propaganda negra, "cuanto más grande es la mentira, más efectiva se vuelve", lo cual contraviene el sentido de la decencia.   De este modo, lo que no sabe el común de las gentes es que detrás de un hecho puede esconderse una falacia engarzada en una etiqueta escogiendo a voceros interesados para distorsionar la verdad.  Y, lo que es peor, si, por desgracia, alguien controlara la prensa, podría etiquetar los hechos; y los ïnteresados¨, leer el libreto, construyendo "verdades falsas" capaces de convencer o confundir a la opinión pública.

Dicho de otro modo, puede esconderse la desinformación en uno y otro caso. Y es que cuando los hechos se etiquetan, se fabrican fábulas y hay ïnteresados que las explican, de manera que se genere confusión ante la opinión pública, lo cual es reprobable.  Con tanta desinformación que confunde a las masas, no queda otra alternativa que saber identificar las contradicciones entre las palabras de las personas y las etiquetas puestas sobre los hechos para detectar al padre de la mentira. La propaganda política tiene su target (objetivo), pero todo tiene un límite. Esa barrera es puesta en linea con la ley. Y es que la masa no piensa, dicen la sicología social,  pero no se puede abusar de ello. Nada peor que ocultar o distorsionar información!

Como se ha visto en muchos casos de la historia, los especialistas en propaganda bombardean con mentiras al público y no la dejan pensar. Prolongan las noticias supuestamente buenas para fortalecer el poder, usan excusas para disminuir las cosas negativas y aislan a la población de la verdad -la tienen encapsulada tratando de cortar todo vinculo con el exterior- porque quieren tenerlo todo bajo control, incluida la prensa.

¿Hay algún aprendiz que quiere usar la sicología de guerra de Goebbels? Viendo claras las cosas y aprendiendo a diferenciar el bien del mal, la propaganda sucia ha sido condenada ética y moralmente por gente de bien que usa los instrumentos de las redes sociales para levantar el animo de la sociedad orientado a abrazar causas justas, solidarizarse con el bien y no soprender a la poblacion con  verdades falsas. La mentira y el engaño son la antítesis del periodismo libre y responsable.

AL MAESTRO COMO AGENTE DE CAMBIO

EL AGENTE DEL CAMBIO
Jesús Jiménez Labán

El maestro del siglo XXI debe ser indiscutiblemente un agente de cambio.  Como ayer dijera Encinas lo que no se quiere es un maestro inofensivo sino un verdadero innovador que transforme la metodología enseñanza-aprendizaje  entre profesor-alumno en pro de  un beneficio colectivo para la sociedad.

Estamos acostumbrados a escuchar críticas a los maestros y a echarles la culpa por los supuestos resultados desastrosos en la calidad de la enseñanza y los nulos efectos en el aprendizaje de los alumnos.  Tanto se ha dicho y escrito que vale preguntarse ¿son tan malos los maestros como se los muestra en los medios de comunicación o existe una etiqueta falsa sobre hechos con voceros interesados?

Si vemos que cerca de 150 mil profesores no pudieron alcanzar la nota 14 al resolver una prueba con alternativas elaborada rápidamente por jóvenes profesionales por un centro superior de estudios, tendríamos que aceptar que son malos...muy malos en rendimiento académico.  Sinceramente, no lo creo.  Si bien es cierto la Ley de la Carrera Magisterial se sustenta en la meritocracia y ésta en la evaluación de sus profesores, poner buena o mala nota en una evaluación así no necesariamente mejorará el rendimiento del alumno junto con el aprovechamiento de la mejora de la calidad en la enseñanza como consecuencia de la capacitación y evaluación del educador.

La educación peruana, que se encuentra en el sótano en América Latina, mejorará en la medida que se combata no sólo el analfabetismo -que aun existe en muchos centros poblados de la República- sino la pobreza que explica el flagelo social de la malnutrición de los niños y causa de la desintegración de las familias conflictuadas por falta de empleo y nuevas oportunidades.

De la mejora de la salud, como resultado de programas alimentarios de alcance social, dependerá en gran parte la mejora de la educación de los niños que deben ser formados, entrenados y empoderados en una educación para el desarrollo, aspecto insoslayable en cualquier proyecto educativo nacional.  De manera que la capacitación del docente para un buen rendimiento en el aula apenas si forma parte de una larga cadena de factores estructurales como la educación para la vida, la salud y la seguridad alimentaria.

Un cambio profundo exige Chile en este sentido porque los padres de familia y alumnos claman por un modelo moderno y no la estafa que heredaron del modelo Pinochet, reacción popular con consecuencias imprevisibles aún.  Siendo esta tarea hercúlea y compleja en Perú, no se podría dejar todo al rol subsidiario del Estado sin convocar la acción decidida de la empresa privada para generar valor agregado reforzando el presupuesto en educación, ciencia y tecnología en lugar de distraer recursos en colegios emblemáticos que no calzan en la equidad educativa- para desprender al Perú de su pesada estructura primaria (vivir en base a sólo extracción de recursos naturales).  El alumno del siglo XXI quiere estudiar y prepararse a fondo pero no piensa trabajar en un empleo público o privado sino poner su propia empresa, tendencia que se apodera del mundo.

Se requiere asimismo un gran compromiso por la sociedad -incluyendo a los consejos de supervisión educativa a nivel nacional, regional, local e institucional juntos a las APAFAS con los padres de familia- para asegurar la gestión de conocimiento que demanda la educación moderna en la misión transformacional del magisterio uniendo experiencia e información para alcanzar conocimiento  nuevo.  Por supuesto, todo esto pasa por el desarrollo del espíritu de investigación, curiosidad y profundización en la materia para enriquecer la teoría o generar una nueva verdad, así como la asignación de horas lectivas de primer mundo, metodologías de evaluación en función de resultados para con los alumnos, orden administrativo y académico e inserción del alumnado a la actividad productiva del país.

Si todo esto se lograra con un liderazgo magisterial que pregunta al alumno a dónde quiere ir para poner el hombro; con valores éticos para alcanzar una educación como acceso a la dignidad, fuente de libertad y ejercicio de derechos humanos y motivación a la juventud para abrise paso hacia su propio destino; entonces habremos dado un gran paso en camino hacia un cambio por el desarrollo y bienestar.   

La ideología presente y futura debe ser el bienestar de los niños y la calidad de vida con más educación, más salud y más futuro con dignidad.