sábado, 25 de agosto de 2012

¿CONGA DUERME O ESTA CON EL OJO BIEN ABIERTO?


¿CONGA DUERME O ESTA CON EL OJO BIEN ABIERTO?

JESUS JIMENEZ LABAN

Lo que usted va a leer tiene un espíritu constructivo, teniendo como norte el Perú y como propósito evitar más sufrimiento social y crear un ambiente de seguridad para las inversiones. Con este espíritu, en una ubicación neutral, tratar de sumar y no restar.

¿Qué es lo que está pasando alrededor del proyecto minero Conga, una inversión multimilonaria de US$ 4.800 millones? 

Me pregunto esto porque el presidente del Consejo de Ministros Juan Jimenez ha dicho que el proyecto se ha suspendido. Esto es lo que ha publicado toda la prensa o ¿existe algún cambio? Prefiero poner en el texto las declaraciones del Jefe del Gabinete: 

“El proyecto ha entrado a una fase de suspensión como ustedes saben, fase que ya ha determinado la propia compañía, por supuesto a pedido del gobierno, y esto ya plantea que entremos a un escenario distinto”

Tras la pregunta sin respuesta, lo que no entiendo es por qué Richard O'Brien, CEO de la transnacional minera Newmont , dice en una carta de saludo a los trabajadores de la mina que el proyecto no se ha suspendido. 

Prefiero transcribir sus declaraciones, para evitar malas intepretaciones.

"Quisiera comentar los hechos ocurridos en los últimos días (...) en vista de que muchos de ustedes habrán visto las noticias en la última semana, algunas de las cuales podrían causar confusión por los reportes que indican que hemos suspendido el desarrollo del proyecto"

Y por ahí he leido que se habla de "revivir" Conga. ¿Qué se revive si solo está atrasada y no paralizada como queda dicho?

Entoces, hay dos mensajes. Y, por la tranquilidad de todos -empresa, gobierno central y el regional- debería haber solo uno. 

Sin un diagnóstico preciso de la situación (¿hay suspensión de proyecto o no'), no podría avanzar en el diálogo. De esto se aprovecharía el extremismo para "patear" para el futuro una solución justa o para confundir a la población, más de lo que está. 

Después de esta presunta confusión mediática, hemos tenido a un Gregorio Santos envalentonado que pide el retiro de la maquinaria del proyecto minero. Pedido, por cierto, que ha tenido respuesta en negativo del Gerente de Buenaventura, Roque Benavides en Perú. 

La carta del CEO Richard O´Brien dice textualmente: "Mientras seguimos centrados en la construcción de reservorios de agua, la seguridad y protección de nuestros empleados y contratistas es nuestra primera prioridad" El agua está primero.

Pero el Jefe del Gabinete ha dicho hace una horas que el tema minero pasa a segundo plano. Ha dicho lo siguiente: El proyecto minero pasa a ‘una fase de suspensión’ para buscar los problemas que se suscitaron entre la población y la empresa. 

Queda claro, a mi modo de ver, que la mina está diciendo que el proyecto camina de manera medida, pero no se ha suspendido. Y que sigue adelante en las obras de construcción de los reservorios y que busca el apoyo social.

Cómo atender esta aparente contradicción. Un cable europeo recuerda que "el Gobierno de Ollanta Humala había dado el visto bueno a Conga, que tiene prevista una inversión de 4.800 millones de dólares, tras la supuesta aceptación de la compañía de condiciones como establecer un fondo social, preservar dos de las cuatro lagunas que se planeaban secar y crear 10.000 puestos de trabajo, entre otras".

De otro lado, una encuesta urbana y rural en Cajamarca señala un alto recahazo de la población al proyecto minero Conga. Este sondeo le ha dado alas a Santos para reforzar su agumento de cancelación definitiva del proyecto como condición previa para sentarse a la mesa a dialogar por Cajamarca.

En otro parrafo de la Carta el alto ejecutivo Obrien, dice textualmente: "El 36 por ciento de los encuestados dijeron que aunque no estaban a favor de que el proyecto proceda en este momento, podrían cambiar su opinión si se daban ciertas garantías relacionadas con protección ambiental y beneficios sociales"

Hay que empezar a poner orden dentro del desorden. Hay que saber salir de los problemas. Si se olfatea un riesgo, hay que gestionarlo a tiempo para que no se convierta en crisis. Si esta ocurriera, se requiere gestionar el daño. Incluso despues de la crisis hay una gestion de crisis.

Entrentanto, Cajamarca se vuelve cada día más anémica como resultado de paros, marchas y movilizaciones. Los negocios no caminan y los trabajadores ven un futuro incierto. Y es que Cajamarca se ha vuelto más pobre, es la única que no ha crecido, respecto de otras regiones en el territorio peruano.

Dentro la tolerancia democrática, están promoviendo el diálogo dos facilitadores, los sacerdotes Miguel Cabrejos y Gastón Garatea, quienes han pedido que las partes involucradas en este conflicto se retiren las etiquetas de "mineros" o "antimineros".

Hasta aquí veo que la empresa es consciente de una minería responsable con inclusión social, pero también del riesgo que representa invertir en condiciones como las actuales. Mientras no hay garantía de reanudación de explotación de la mina, no habrá trabajos. Por declaraciones del propio Roque Benavides, gerente de Buenaventura (copropietaria de Yanacocha), se conoce que se ha despedido gente en la mina. 

"Se ha tenido que recortar 4.500 puestos de trabajo, por lo que el número de trabajadores pasó de 6.000 a 1.500, lo cual representa un impacto negativo en la economía de esas familias", ha dicho.

La situación no se ve clara, pero hay que navegar en la oscuridad hasta encontrar una luz en el camino. Lo único evidente parece ser que Santos quiere ganar tiempo y busca que los reflectores de los medios lo sigan acompañando hasta las próximas elecciones, sea regionales o presidenciales. 

Pero el país no puede detenerse por el capricho de un hombre. Es hora de declarar en reorganización el gobierno regional para afinar en el Congreso la sincronización entre gobierno central y y gobiernos regionales (específicamente, atribuciones, competencia y antejuicio) 

Aun cuando parezca contradictorio por lo hasta aquí dicho , una vez agotados todos los esfuerzos del diálogo, lo más conveniente sería dejar un interinato en el poder regional, con consenso de los demás gobiernos y volver a convocar a elecciones, según varias opiniones vertidas en estos largos meses de conflictos mineros. 

En el entretanto, pueden sentarse las nuevas bases de una minería responsable y proyecto mineros, energéticos aceptables para la población. Para eso nos dio Dios dos orejas para escuchar y una boca para hablar. 

Hay que afinar el diálogo por ambos lados. Por la empresa y con la población junto a sus líderes locales. La comunicación no es mas unidireccional sino diálogo, interacción y participación.

Es la hora de conversar y escuchar y alinear la comunicación a lo que quiere la gente. 

Hay que saber que es lo que le gusta ver, leer y escuchar a la gente. Y comenzar a escribir la historia a partir de las expectativas, los formatos de cada medio en lugar de hacer envíos para el montón.

La democracia es tolerancia, comunicación, diálogo pero también es pegado al estado derecho donde mandan las leyes y no los hombres.