lunes, 24 de noviembre de 2014

LABANK: PROGRAMA EJECUTIVO PARA LÍDERES EN NEGOCIOS


ROMPIENDO ESQUEMAS: CIENCIA FICCIÓN QUE SE HACE REALIDAD

ROMPIENDO ESQUEMAS: CIENCIA FICCIÓN QUE SE HACE REALIDAD

JESUS JIMENEZ, presidente de CENTRUM LABAN, la nueva frontera en inversiones, negocios e información

A Lima llegaron los primeros teléfonos celulares a comienzos de los 90. Eran unos verdaderos ladrillos por lo grandes que se les veía. Esos mismos teléfonos ya los había tenido Estados Unidos en 1973 cuando salió al mercado estadounidense la telefonía celular.

Esa es la verdad. Desde entonces, los teléfonos ladrillos se han achicado. Pero después de esa miniaturización que volvió ridículos aparatos chiquitos en una oreja, vuelven los teléfonos a ser grandes como se ve en el iPhone 6 Plus de Apple y modelos rivales de Samsung Electronics Inc.

"No es posible que para hablar con teléfonos uno tenga todavía que utilizar los dedos, la pantalla y usar audífonos. No es posible que tengamos que llevar teléfonos en el bolsillo y memorizar un sin fin de aplicaciones que confunden a la gente".

Lo que usted ha leído en el entrecomillado no son palabras mías sino de Martin Cooper, nada menos que el inventor del teléfono celular. Es él, con autoridad y conocimiento, quien sugiere que los dispositivos del teléfono actual, tal como lo vemos ahora, deben estar implantados dentro del cuerpo y que un software más adelantado capte los gestos y movimientos de ojos, manos, labios etc. para comunicarse de un lado a otro.

En otras palabras romper el esquema que nos ha impuesto Apple y Smartphone. ¿Por qué todas las soluciones deben estar supuestamente en un teléfono? No todos somos iguales.

Por eso, Cooper plantea que los nuevos teléfonos deben venir hechos a la medida de cada cliente. A medida que el software se familiarice con lo que hace, qué tipo de trabajo tiene, cómo se mueve y con quiénes se comunicación, debe programarse el teléfono para tener mejor resultado.

Lo que viene, siguiendo la visión de Cooper, son teléfonos implantados en el cuerpo, audífonos que se confunden con el oído -no habrá necesidad de retirarlo de la oreja-, teléfonos que entienden los gestos y la mímica en lugar de teclados físicos y táctiles. Y es probable que la aplicaciones -esas que se bajan por internet- no sean para todos sino para cada persona, una especie de servicio personalizado.

“Soy un fan de la ciencia ficción”, añade. “Toda la ciencia ficción termina siendo una realidad”.

Con información de Wall Street Journal

LA BANCA MOVIL LA NUEVA RUTA DE LA INTERNACIONALIZACION DE LOS NEGOCIOS

LA BANCA MOVIL LA NUEVA RUTA DE LA INTERNACIONALIZACION DE LOS NEGOCIOS

VIDEOCONFERENCIA:  

https://www.facebook.com/video.php?v=398232606991904

JESUS JIMENEZ, presidente de CENTRUM LABAN, la nueva frontera en inversiones, negocios e información

Antes de entrar en detalle respecto de la banca móvil, creo que vale la pena saber de dónde viene este fenómeno. Algunos entendidos dirán que todo empezó como jugando cuando Martin Cooper, director general de Motorola, inventó en 19733 el teléfono móvil.

Pero ese no es el origen de las cosas. La banca móvil tiene aun un antecedente más remoto. Y, particularmente, lo encuentro en Graham Bell, el inventor del teléfono fijo y, quizás, un poco antes en Guillermo Marconi, el inventor de las comunicaciones de radio.

Entonces para ver este invento, tal como lo vemos ahora, se han fusionado tres inventos. El de Martin Cooper, el primero en desarrollar la tecnología inalámbrica inventando el primer radioteléfono. Bell, y Marconi. Y a ello hay que sumar las recientes invenciones en un proceso sin fin.

Como se ve, la principal característica del teléfono móvil es la comunicación por voz, pero su gran y rápido avance ha permitido incorporar otras funciones como la cámara de fotos, agenda, acceso a internet o la reproducción de video y muchas otras aplicaciones que están en experimentación. Viene una explosión de desarrollo de software.

La telefonía es la reina de este mundo novedoso en el que un usuario puede hacer retiros, remesas, depósitos y muchas otras aplicaciones. Las compañías de teléfonos tienen que estar conectadas con bancos y con lectoras de tarjetas de crédito, por lo menos hasta ahora.

Como todo cambia, quisiera dejar claro que el teléfono móvil como invento novedoso puede ser algún día algo del recuerdo al ser superado por otro, cosas de la ciencia y la tecnología. 

Lo que puede hacer un teléfono es convertirse en puente entre quien tiene una buena idea -con un buen diseño de proyecto- y quien tiene dinero como inversionista de esa idea.

Esto mismo pasó con la banca por teléfono. Una gran novedad en su momento, pero ahora ha sido arricandonada por nuevos servicios. En efecto, vino la banca por internet, que está dando sus últimos latidos.

Se apodera de todo ahora la banca móvil, una forma nueva de hacer dinero por internet, transferencias, depósitos, retiros y en breve con el uso de redes sociales, tener acceso al financiamiento ya que Twitter, sin usted no lo sabe, se ha convertido en palanca para captar inversionistas que financian proyectos viables y posibles que solucionan problemas y cubren necesidades.

Pero, ¿en qué mundo estamos ahora? Hasta hace poco la estadística decía que había 30 millones de habitantes y 25 millones de teléfonos. 

Pero ahora en Perú existen más teléfonos que personas, arriba de 33 millones de líneas, un alto nivel de penetración celular.

Esta migración a la telefonía celular se da, en esencia, porque la gente encuentra cada vez más servicios prácticos para su vida cotidiana. Basta ver el sinnúmero de aplicaciones para que el usuario se dé cuenta que lo tiene ahí todo en un teléfono, dentro de su ecosistema.

El autoempleo, lograr que la gente se gane sola la vida, es una realidad.

Pero la telefonía simple no soporta la banca móvil. Lo que quiero decir es que un teléfono celular por sí solo no es banca móvil. 

Primero tiene uno que entender que el teléfono inteligente, el Smartphone o androide, es el requisito número 1 para trepar a la banca móvil.

Según estadísticas recientes hay más de 13 millones de personas en internet y los teléfonos inteligentes suman ya el 16 con proyección a 30 por ciento dos años de los usuarios de celular que tienen un Smartphone en el todo el país.

Además, el 37 por ciento de la población tiene acceso a internet. 

Quiere esto decir que la bancarización puede alcanzar su mayoría de edad en la medida que se implemente el servicio de banca móvil sobre teléfonos inteligentes, que la gente se sienta más segura para hacer sus operaciones -vía banca móvil- y que se haga pedagogía sobre cómo usar esta tecnología en los pueblos más alejados, especialmente rurales, lo cual significará un enorme cambio cultural, social y de inclusión financiera.

Las cosas entran de a pocos. Así fue ayer con la televisión a color, con los teléfonos públicos y con la misma red, internet. La gente debe asimilar esta nueva cultura de la banca móvil.

Ésta permite que podamos contactar con nuestra entidad de forma automática, de forma inmediata, durante las 24 horas del día y durante los 365 días del año.

Como dicen banqueros peruanos están asistiendo a un proceso de transición social, siendo éste un cambio cultural y financiero tan importante, es entendible cómo están cambiando o están por cambiar las costumbres, los hábitos, las modas vinculadas a los bancos.

Los adultos que nacieron por decir antes de la era pre-móvil son desconfiados ante los nuevos, cuidan lo que tiene y han aprendido con dolor las cosas después de la crisis. Pero los jóvenes lo quieren todo para ayer, además de llamar la atención con algo nuevo. Buscan pasarla bien, se preocupan por su apariencia y valoran más su tiempo. Por cierto, tiene menos tiempo para ir físicamente al banco. Todo es click y pay.

Unos trabajan duro mientras otras se divierten, hacen lo que les gusta y disfrutan el tiempo libre al lado de la tecnología móvil.

Las dudas en unos -clientes desconocidos, clientes internacionales, pagos diferidos- persisten, pero el comercio virtual va a usar la banca móvil con más frecuencia. Es el nuevo vehículo de la internacionalización de los negocios.

Sea como fuere, el gran acelerador del cambio va a ser los jóvenes porque son ellos los que con las aplicaciones tienen acceso a soluciones que les hacen más práctica y sencilla la vida. Y la banca móvil es una de ellas.

La gente tradicional está acostumbrada a hacer sus pagos en ventanilla, agencia, cajero, agentes. En cambio, el hombre o la mujer de la banca móvil busca la tecnología contemporánea, la banca celular, que está desplazando a la banca por teléfono o por banca por internet.

Esto no es un servicio que sólo tenga que ver con un banco. Para implementar la banca móvil, se complementa con partícipes de proceso de pago on-line tales como proveedores de pagos, sistemas de pago a distancia, servicios de plataformas de pago.

Además, hay leyes muy claras que actúan como rieles de estas innovaciones que traen las tecnologías de información y de comunicación.

Y, por último, me parece importantísimo hacer más avances en las reglas de scoring del fraude afinando los procesos que incluyan operaciones procesadas, operaciones rechazadas y operaciones sospechosas.

Bien, a riesgo de haber omitido algo en los detalles de la banca móvil, he querido sólo dar unas pinceladas acerca de algo que puede transformar de la economía del Perú con un tremendo impacto en los jóvenes que bien puede encontrar en el teléfono móvil una fuente de autoempleo.

Muchas gracias por el favor de su atención,