domingo, 15 de enero de 2017

MARKETING PARA TENER DOMINIO DE MERCADO


EL PODEROSO CABALLERO DON MARKETNG; CÓMO GENERAR, PENETRAR Y DOMINAR MERCADOS

Es probablemente un personaje controversial. Unos lo aman, otros lo odian.  El mundo está dividido.

Pero no cabe duda que Donald Trump, que asume el poder el 20 de Enero de 2017 como presidente de EE.UU, logra lo que promete, hace realidad lo que sueña, renace como el "Ave Fénix" de los  retos y tiene un agudo instinto del marketing, a juzgar por los pasajes de su vida.

Cuida mucho su imagen personal para luego proyectarla a su vida pública y empresarial y no desaprovecha ninguna oportunidad para hacer dinero.

Es el rey del twitter, punta de lanza de su campaña presidencial como lo hizo Obama con las redes sociales, Kennedy con la televisión y Roosevelt con la radio.

Dicho de manera resumida y simplista, Trump es un marketero, alguien que sabe vender su imagen, un personaje “que se sabe vender” como dirían en Perú.  Causa impacto con su avión de 200 asientos y con arreglos dorados y cómo hundido en las deudas salió del atolladero financiero con la ayuda de su propios acreedores, los banqueros. 

Regalarle US$ 100 al chofer de una limusina que lo transportó en Barcelona 2011, lo humaniza a los ojos de muchos; ayudar a la gente a que se levante para luego pasar factura, lo cual lo muestra tal cual;  cobrar 10.000 dólares por cada participante en una conferencia donde pronuncia un discurso refleja que tiene presente el sentido de la oportunidad. 

Tiene gestos que se convierten en supermultiplicación de mensajes, pero tiene una lengua afilada sin igual, según la circunstancia. Baste citar estas palabras en un encuentro con la clase política empresarial de España, recién publicadas en el diario El Mundo.  Su palabra vale en el mercado 10.000 euros por minuto.

Trump es especialista en elaborar mensajes conmovedores y a veces incorrectos, según sus críticos.

Pero esta vez en el principal escenario de Barcelona (2011) pronunció estas palabras como un ídolo de masas, teniendo como fondo musical el hit money, money, money, money... money!!! . 

"Para tener éxito debéis amar lo que hacéis", o "nunca os rindáis", o "si deseas algo debes intentar conseguirlo", o "hay que pensar siempre en positivo", o "no debes salir del camino correcto". En su conferencia, reconocen los asistentes,  que no les dio "grandes fórmulas para hacer negocios. Sólo ánimo y motivación" ante una audiencia totalmente impactada y endiablada.


De alguna forma tienen razón aquellos que dicen que “el marketing lo es todo”.  La clave en todo es detectar la oportunidad.  Tener un radar para saber dónde está el dinero, progreso, ascenso, cardúmen de clientes o de adeptos, por decirlo así.  Satisfacer necesidades y deseos.

El marketing,  como lo define la Asociación de Marketing es "lo que permite lograr los objetivos de una empresa, el que facilita un trabajo cuidadoso de identificación de necesidades y deseos de un mercado altamente segmentado u objetivo, el que se adapta hasta poder ofrecer de la mejor manera -superando a la competencia- satisfacciones a los deseos y necesidades que plantea el mercado"

En cualquier caso, la llegada al mercado con un producto o un servicio es una cuestión de inducción, de persuasión, de impacto, de emoción.  La gente no compra el producto, compra la emoción, decía Tom Peters.

Cada vez más jóvenes quieren conocer los códigos secretos del marketing para crecer en su vida personal, profesional y empresarial.

Así, los jóvenes son incansables explorando nuevas situaciones, tendencias, preferencias, así como nuevas estrategias, técnicas o tácticas para llegar mejor a su público meta, previa segmentación del mercado.

Para seguir el camino correcto en marketing de contenidos me permito citar algunos principios valores que debe ser parte de los contenidos, segúnl portal internacional Marketeros LATAM

Sugiere conectividad, es decir, co-creación (como lo llama Philip Kotler), captar las opiniones del público frente a al contenido.  Gestionar una marca necesita de feedback lo mismo que para vender. 

Recomienda constancia, trazarse objetivos de fidelización del cliente en metas de corto mediano y largo plazo.  La clave es la cronología, el manejo de los tiempos.

Repara en creatividad porque la audiencia reclama permanentemente que le generen novedad e interés.

Calidad, hacer lo que desea y necesita la gente es un factor de adaptación y atracción que se refleja en la calidad de la marca.

Cantidad, no se puede colocar en las redes cualquier contenido a cualquier hora o día. Buscar las horas de mayor tráfico es clave.

Por supuesto, se requiere un alto sentido de la métrica, todo debe ser cuantificable.  Manejar la estadística nos permite saber cómo estuvimos, cómo estamos ahora, cómo estaremos mañana.  Es vital.

Del mismo modo, la psicología entra a tallar en el esfuerzo del mercadeo. El uso adecuado de los colores, por ejemplo en el diseño, empaque, envoltura de una producto de exportación, es conveniente. Estudios recientes que enriquecen la teoría del color coinciden en tanto para para hombres  mujeres no resulta estimulante -por ser colores pálidos- el anaranjado, amarillo y  café.  Refuerzan esta hipótesis las cifras reveladas por la compañía  Kissmetrics en la que asocian esos colores con conceptos tales como barato o inexpresivos.

Así también en los hombres producen rechazo los colores café y púrpura, en tanto que en las mujeres el gris.

El mundo femenino se ha convertido es un espacio de oportunidades muy lucrativo aunque difícil de comprender. 

Existe detrás de la mujer toda una industria y poder de compra potencial.  Pero este segmento exige una alta diferenciación.  No todas las damas son iguales.  Se diferencian en la edad, los gustos, el nivel de vida que llevan. 

Se requiere pues una estrategia similar a la que se siguió con los Millennials, los nacidos entre 1981 y 1995, los nuevos consumidores, según Forbes.  La mujer es visual.  Siempre atenta a la "calidad, buen precio, diseño, colores y sobretodo funcionalidad", comenta la estratega en marketing Martha Cortez.

"La mujer es todo corazón, debes hacerla sentir especial y única, realizar una conexión que difícilmente se puede romper, eso sí, manejar todo con cautela pues son el tipo de audiencia que no perdona decepciones", explica al detalle la experta.  De allí que exista la especialización en marketing femenino.

Pero en la vida personal, profesional y empresarial el marketing ha evolucionado.  La gente deja los medios tradicionales como prensa, radio, TV -sin que esto signifique que desparecerán pronto- para ser parte de las redes sociales, especialmente del ecosistema de los teléfonos móviles donde está concentrado todo el mundo.

Llegar allí significa dar un salto digital. Hay maestrías de 400 horas que lo enseñan todo. Pero también cursos cortos, diplomados, postgrado.  De manera que existen vías para estar al tanto de las cosas.

Un buen comienzo es un dominio y un hosting para crear la página web.  Pero ésta por sí sola no hace nada sin  interacción con las redes sociales.  Cada una tiene una función de retroalimentación. 

En cierto la moda no es buscar sino que a uno le encuentren en la red desde una portátil, smartphone o tablet. 

Por eso es importante, salvo mejor parecer, tener claro los conceptos de marketing digital, community manager, marketing digital y redes sociales.   De igual forma "social selling", marketing de atracción 2.0.

Sin embargo, el conocimiento nuevo está en la optimización de esa página web para lo cual vale no perder de vista los buscadores, mejorar el uso de palabras clave y conocer los nuevos códigos SEM Y SEO, entre otras
herramientas.  

Como se ve, ponerse en vitrina es todo un proceso. 

Un proceso que va desde la ley de la oferta y la demanda en un mercado, una comunidad de usuarios y consumidores. La clave aquí es identificar y satisfacer necesidades y deseos  y saber inducir no sólo al acto de compra sino a la fidelización entre empresas y clientes.  Es el marketing el que estimula compra. 

Y es un proceso porque contempla la oportunidad, el plan, la ejecución y la conversión.  Porque ayuda a definir objetivos (¿qué quiero, dónde quiero estar?), estudiar la audiencia (¿A quién quiero llegar?, diseñar la estrategia (qué hacer), la táctica (cómo hacerlo), desarrollar contenidos (creación de mensajes), promocionar (cómo se implementa). 

Al final de todo, siempre será necesario hacer un análisis  (cómo mido mis resultados, qué métricas uso), lo cual ayuda poderosamente a mejorar cada vez más, innovar, ser creativo para no fosilizarse en la rutina.  Ser siempre una aportación creativa.