jueves, 9 de agosto de 2012

LO QUE OTROS CALLAN...NEGOCIOS, NEGOCIOS, NEGOCIOS...


LO QUE OTROS CALLAN...NEGOCIOS, NEGOCIOS, NEGOCIOS...

JESUS JIMENEZ LABAN

Una exportadora recien iniciada mostró en internet fotos de sus hilados y confecciones. Con la ayuda de una web site consiguió un cliente fuerte que le pidió un buen lote. Cuando el cliente recibió la mercancía, éste decidio no pagarle a la exportadora y, encima, se quedó con su mercancía. 

¿Qué había pasado? Había mentido, es decir, vendido el producto con características diferentes a las de la foto. Lo que se envía al cliente es, en realidad, un reflejo de lo que ambas partes, exportador-importador-, firman con anticipación en el contrato. 

¿Cómo empezar a exportar ahora que por fin se animó?

En atención a los mútiples e insistentes pedidos de mis usuarios, que se interesan en el tema, he elaborado algunas ideas para el despegue, luego de ciertas dudas y vacilaciones porque explicarlo no es fácil. Pero como de retos está hecha la vida, aquí un intento. Y para ello he escuchado con atención la voz de la experiencia y el conocimiento de Paola Roldan, diligente y dinámica funcionaria de Promperu quien aparece en esta foto.

¡Quien no quisiera exportar si tuviera el producto o servicio y sobre todo los clientes en el extranjero! 

Pero exportar no es una operación alejada de la realidad, siempre y cuando se cumpla lo que se ofrece en volumen, tiempo y calidad.

Para exportar, hay que formalizarse. No se puede, por ejemplo, enviar polos, artesanías, prendas de vestir a un familiar que reside en el extranjero simulando que son envíos familiares. 

La autoridad aduanera que se ha juntado con la tributaria, tienen todo digitalizado, cruza la información. Por eso, en cualquier momento puede caerle de sorpresa al infractor. "Oiga usted, está enviando varias veces la misma mercancia al mismo destinatario", podría ser una llamada de atención, por lo que es preferible tener todos los papeles en regla. 

Quien se proponga exportar puede alcanzar el estrellato en la internacionalización de su negocio teniendo muy definidas las cosas.

La exportación, que No contempla pago de IGV, tiene como definicion tecnica "el regimen aduanero que permite la salida legal de mercancías de libre tránsito hacia el exterior para su uso o consumo definitivo".

De manera que vale familiarizarse con la terminología. No pueden estar ausentes en el vocabulario los términos partida arancelaria; arancel; preferencia arancelaria; incoterms, reglas claras entre ambas partes.

Son términos de uso diario y que hay que dominar en la realidad pura de los negocios. 

No es que sea sólo obligatorio saberlo, sino que es una necesidad porque tienen que ver con la identificacion de las mercancias con su respectivo código, el impuesto a pagar (si no existiera Tratado de Libre Comercio), beneficios que tienen los paises en ciertos productos, asi como los términos y condiciones de los contratos que establecen obligaciones y responsabilidades. 

Por esto mismo, exportar no se limita a imaginar la mercancía puesta en puerto de origen y luego en puerto de destino. Es tambien llevar registros de libros contables como libro de ventas, libro de inventarios, libro de caja, entre otros. 

Es más, creo que es importante manejar toda la documentacion que se requiere para hacer una exportación. No pueden faltar la factura comercial (evidencia de la venta de producto), la lista de embarque (Packing List), certificado de origen (cuando hay acuerdo comercial entre dos países) documento de transporte emitido por el agente de aduanas. 

Claro, habrá otros documentos dependiendo de la naturaleza del producto y del país de destino, pero éstos son los más significativos. 

Nadie empieza un negocio o un acuerdo entre partes sin previo contrato. Por consiguiente, es de primerísima importancia trabajar con un contrato de compra venta internacional (en el que se espefique claramente precio, plazo, lugar entrega etc.). Nadie vende nada ni nadie compra nada sin estar cubierto, comenta otra vez Paola Roldán.

Como se verá, exportar no parece dificil, pero se requiere un riguroso orden lógico desde la planta del exportador, pasando por la mercancía puesta en puerto de origen, trasladada en buque hasta su llegada a puerto de destino, recepción de la mercancía en aduanas, presentacion de documentos y entrega al cliente importador. 

Nadie nace sabiendo. Los que recien empiezan prefieren hacer exportaciones de menor cuantia, es decir, por montos menores a los US$ 5.000. Por debajo de ese monto, no se exige agente de aduana. Lo único que tiene que presentar es la mercancía acompañada de una factura y la declaracion Simplificada de Exportación (DSE). Como es poca cantidad, por lo general la mercancía se envia via aerea. Por tanto esa declaracion se compra frente al terminal aéreo, el Jorge Chávez, y el papel cuesta solo un sol.

Ahora bien, si se trata de una operacion de exportacion por encima de los US$ 5000, ahí sí se necesita un agente de aduana y presentar una declaracion Declaración Aduanera de Mercancías lo que antes del cambio en la legislación se conocía como Declaración Unica de Aduanas DUA:

Como se ve, no se puede operar mientras uno no conozca bien la base legal, la competencia, los canales de distribución, puertos aeropuertos, asi como terminos y condiciones de la exportacion (incoterms), nivel de intervencion del gobierno en el pais de destino y nichos de mercado. ¿Estamos claros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario