martes, 5 de marzo de 2013

EL USO INDEBIDO DEL PODER


EL USO INDEBIDO DEL PODER

JESUS JIMENEZ, Presidente de CENTRUM LABAN, la nueva frontera en inversiones, negocios e información

Un grupo de expertos americanos e ingleses ha venido a Lima para intercambiar experiencia con su contraparte peruana en la lucha contra la corrupción. Por supuesto, son las contrataciones públicas las que se llevan la mayor parte del problema en la mayoría de países. El abogado José Ugaz llama a esto corrupción, el uso indebido del poder, las argollas entre funcionarios públicos e intereses privados, todos coludidos para obtener ganancias económicas de espaldas al desarrollo social.

No hay necesidad de hacer mucha memoria. Ugaz menciona una lista impactante. México PRI (Salinas de Gortari), Brasil, Collor de Melo, Argentina (Menen, Cristina), Colombia (40 congresistas presos), Guatemala (Portillo), Ecuador (Mahuad, Bucharam), Venezuela (CA Perez, Chávez, Bolivia (Garcia Meza), Nicaragua (Aleman), Peru (Fujimori), etc.

La magnitud de la corrupción se mide en los sobornos. Basta ver lo que denuncia el Banco Mundial. La corrupción se quedó con el 25% de los US$ 525 billones prestados. A 2 de 5 ejecutivos les han pedido sobornos funcionarios públicos y 1 de cinco empresarios han perdido negocios por sobornos pagados por la competencia.

En un cordial encuentro con Michael Kramer, abogado, consultor y experto americano en técnicas de corrupción me enteré que el año pasado se capacitaron alrededor de cincuenta fiscales peruanos de toda la República. El mismo experto ha regresado ahora al Perú para seguir enseñando su método sobre cómo detectar actos de corrupción y prevenirlos. Esta vez las prácticas fueron para unos cuarenta y cinco auditores de la Contraloría General de la República. Magistral estuvo con la “Teoría del Caso”, los elementos del delito, la organización de la evidencia y preparación de la cronología del caso.

La corrupción es una práctica muy difundida en todo el continente. No hay país en el mundo –incluyendo países desarrollados, en desarrollo y emergentes- que no haya tenido casos de corrupción: sobornos, coimas, fraude, colusión, direccionamiento de contrataciones. Pero es un hecho que para enfrentar el problema se tiene que trabajar tanto a nivel público como privado.

¿Qué es lo que ha venido a enseñar Michael Kramer quien ha dedicado 30 años de su vida a combatir las prácticas anticorrupción en nombre del Banco Mundial? Por lo que he visto vino decidido a enseñarlo todo. Agradezco la gentileza que me hiciera pasar a una sala privada de la Cámara para conversar con él este tema, mientras los auditores alumnos hacían sus ejercicios de entrenamiento en la Cámara de Comercio de Lima que trabaja estrechamente con la Comisión Anticorrupción de Alto Nivel en el Consejo de Ministros.

Por supuesto, no fue mucho el tiempo que hablamos juntos. Pero en este breve diálogo –escuchándolo al lado de Mark Willcok, Project Development Manager, entendí que cualquier empresa anti-corrupción debe partir de arriba hacia abajo. Es decir, debe partir del gobierno y procurar que sus actos en ese sentido tengan credibilidad para que otros –entre ellos los empresarios privados- sigan el buen ejemplo. 

Kramer no negó, basado en las cifras del Banco Mundial, que en los negocios turbios estuvieran coludidos juntos funcionarios públicos y empresarios privados en muchos países. Si estos –dice Kramer vieran que el gobierno hace cosas contundentes, es muy probable que empiecen a hacer denuncias de corrupción.

A veces se necesita tener un caso fuerte –como el del ambulante que se incendió en Túnez- para recién reaccionar. Por eso, defiende una tarea preventiva en la lucha contra el fraude. O a veces se necesita que la gente –al ver tanta corrupción por todas partes- organice una movilización en demanda de transparencia como paso en la India, lo cual planteo todo un cambio a nivel de clase política.

Sea como fuere, lo cierto es que la rendición de cuentas es lo que mejor ha funcionado hasta ahora. Puede que muchos se ocupen de casos pequeños, pero la parte dura del problema está en las licitaciones y en los contratos de obras que tienen que ver con la infraestructura. Es ahí donde se debe hundir el bisturí, ese es el corazón de la corrupción trasciende en los muros de este taller.

No he participado con los auditores. Tampoco pecaré de infidente revelando cosas que no estoy permitido mencionar. Sólo recibí la invitación de la Cámara para estar presente en la inauguración con asistencia de James Dauris, Embajador del Reino Unido en Perú, Dominic Le Moigman, GovRisk. . Pero, a juzgar por el temario, me es suficiente para entender el altísimo nivel de esta capacitación. 

Sólo me limitaré a mencionar los esquemas de colusión: Licitación coludida por contratistas, Licitaciones complementarias, Rotación de licitaciones. Supresión de licitaciones. División del mercado. Condiciones favorables para la colusión. Indicadores y ejemplos de casos de licitaciones colusorias.

Quedé impresionado que uno de sus asesores y asistentes revelara la colusión como la figura delictiva más frecuente en los países. Es decir, el gobierno convoca a licitación. Participan cuatro postores. Entre ellos se ponen de acuerdo en el precio. Los tres son descalificados por el evaluador por alto precio y que queda el postor ganador con un precio supuestamente bajo. La realidad es que ganó con el precio más alto concertado con los demás.

Creo que eventos como éste profundizan la democracia y contribuyen a hacer más transparentes los negocios públicos y privados. Michael Kramer, reconocido experto en temas de fraude, anticorrupción, lavado de dinero e investigaciones informáticas sobre fraude, sabe lo que dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario