lunes, 29 de noviembre de 2010

¿QUIEN SERA EL PROXIMO PRESIDENTE?

CHOQUE DE OPINIONES: ¿QUIEN SERA EL PROXIMO PRESIDENTE?
JESUS JIMENEZ LABAN

Aún es temprano para hacer pronósticos.  Las encuestas sólo se limitan a medir la fuerza de los candidatos presidenciales.  De todos los aspirantes sólo tres han oficializado sus candidaturas:  Alejandro Toledo, Mercedes Araoz y Pedro Pablo Kuczynski.  El pulso del elector es lo más creíble en estos momentos.  A juzgar por analistas serios y sin compromisos, el fenómeno de los movimientos en alianzas con partidos grandes, hace imposible que los mini candidatos tengan influencia en las decisiones políticas.  

Del Padre Marco Arana –que trabaja desde hace meses en su candidatura presidencial- todavía confía en llegar a un acuerdo con Susana Villarán, lideresa de Fuerza Social.  Su última referencia al líder de Tierra y Libertad fue para salir en su defensa como defensor de la paz contra las acusaciones del MRTA que lo vinculan al terrorismo.


Al otro extremo surge Sendero en su pretensión de ser partido político.  Derrotado política y militarmente, nace el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales, integrado por ex terroristas de Sendero Luminoso, según reporta Terra, que no indica con qué partido, inscrito en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), participará en las próximas elecciones.    Algunos consideran que quiere ser "una copia borrosa del grupo Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia".

De Alberto Pizango, líder de los nativos y hace poco presentado en Chota como candidato presidencial, ha expresado su abierta simpatía por Hugo Chavez.  “Me interesaría intercambiar experiencias sobre temas de gobernabilidad.  Le tengo mucho respeto”, ha dicho.  Aunque muchos piensan que no existe química entre habitantes de las zonas andinas y amazónicas, Pizango prepara su plan de gobierno y se ha puesto como plazo el 11 de Diciembre para la búsqueda de aliados.

Por su parte, el candidato Ollanta Humala, que se ha mostrado más mediático en CADE 2011-Cuzco, mantiene un perfil ácido contra el modelo económico y busca mostrarse como opción electoral diferente en temas de trabajo, corrupción, energía.  Según analistas internacionales, si bien Ollanta se ha distanciado de Chávez, busca poner en práctica en el Peru el modelo chavista.   Mientras prepara su plan de gobierno, alienta posibilidad de articular una sola candidatura presidencial con Fuerza Social, pero esta parece inclinarse por Manuel Rodríguez Cuadros como candidato.

Pero qué pasa con los partidos grandes.  Las opiniones están divididas.  Parece ser que después de CADE muchas miradas centradas por Keiko Fujimori –que en opinión de sus críticos no hizo una autocrítica amplia ni deslinde mayor con el pasado- han migrado hacia otros candidatos.  El 41 por ciento de los empresarios encuestados en CADE 2011 considera que su elección tendría  efectos “negativo” o “muy negativo”, en tanto que el 31 por ciento ve su elección como “positiva” o “muy negativa”.   Aunque Keiko Fujimori, ocupa el espacio de la ultraderecha, la misma encuesta ubica a Ollanta Humala –ultraizquierda- con un 88 por ciento de rechazo por el efecto que tendría en el desarrollo del país.  Claro, esto es un sentir del empresariado en Lima, pero habrá que sondear el sur y norte en provincias.

De hecho, las opiniones están divididas.  Dentro de este contexto, hay quienes creen que el candidato seguro es Alejandro Toledo en la medida que articule sus fortlezas con Fuerza Social cuyos potenciales líderes Arana, Rodriguez Cuadros y Nano, se disputan el cetro político.   Pero acaso su destino está en manos del estratega que llevo a la Alcaldía de Lima a Susana Villarán, y que está negociando Vladmir Huaroc, presidente de Fuerza Social.  Se ignora el avance de esas negociaciones.

Hay quienes sostienen también que la carta del triunfo es para Luis Castañeda Lossio –que lidera las encuestas- siempre y cuando logre capitalizar una alianza con un movimiento fuerte y sin desgaste de poder, salvo que busque solo capitalizar escaños en el Congreso.  ¿Puede Solidaridad Nacional estar a tiempo para conseguir el respaldo de movimientos regionales en el interior del país? Esto es algo no es necesariamente fácil.  Pero hay un puente de diálogo con gente muy técnica de Renovación.  Ahí no hay una tendencia clara, aunque no se descarta una estrategia fina que trabaje con el factor sorpresa.

Pero hay una alianza que no debe subestimarse.  Es la candidatura de PPK –serio por sus ideas económicas y aplaudido por Wall Street- que curiosamente podría convertirse en un articulador entre los ejes del poder de arriba y los ejes del poder de abajo. En una carrera meteórica PPK -de quien se especulaba tenía simpatías por Renovación- desplazó al líder de Solidaridad Nacional de su espacio natural hacia una alianza con el Partido Popular Cristiano que hasta hace poco era el aliado natural.  Hay una nueva alianza que aparece fuerte en propuestas técnicas, un movimiento transversal en provincias y un caudal de votos religiosos cautivos, incluyendo a un ex emerretista. 

¿Fue la energía del ejecutivo y académico Luis Córdova para hacer romper alianza entre PPC y Solidaridad Nacional?  ¿Jugaron aquí un papel el silencio y la renuencia de Castañeda Lossio a dialogar con los líderes pepecitas?  ¿Fue la voluntad de las bases pepecistas por un cambio?  No se sabrá muy fácilmente cuál, en verdad,  fue la ecuación del poder, pero lo cierto es que Kuczynski llegó a las bases y luego a la cúpula y ahora encabeza el frente entre PPC, Restauración Nacional, Movimiento Humanista y Alianza para el Progreso.   ¿Es PPK el “outsider” esperado o todavía queda espacio y tiempo para no descartar cualquier cosas de último momento?  Pese a todo, en la última encuesta Idice muestra a Kuczynski con 1.9 por ciento en intención de voto, presumiblemente porque no asimilo la reciente alianza con el PPC.

Ningún partido está impedido de repetir el plato en política.  El Partido Aprista Peruano acaba de oficializar la candidatura de Mercedes Araoz y lo ha hecho con un contundente apoyo de sus dirigentes.  Existe sólo un caso cercano y reciente en el que un presidente se jugó con candidata propia y ganó las elecciones debido a su obra social a la enorme popularidad -80 por ciento- con que abandona el poder.  Es Dilma Rousseff, la candidata de Luis Ignacio Lula Da Silva y ahora la nueva presidenta de Brasil. 

Por lo demás, el presidente Alan García ha apadrinado el lanzamiento de su candidata Mercedes Araoz quien - tras aclarar que no es aprista sino amiga del Apra- ha dicho que “podemos hacer más sin cambiar nuestro rumbo”, en alusión al innegable éxito del programa económico que se traduce en 130 mil obras. 

Si hay más escándalos de corrupción –como el que reventó hace unos días en Essalud- la candidata de lujo – porque méritos no le faltan –podría ver complicado su perfil de cara a esta consulta presidencial, advierten sus críticos.  Aun así García –con pasable aprobación popular y alta aceptación empresarial-, según las encuestas- podría poner el ojo sobre el candidato Luis Castañeda Lossio, por quien también  ha expresado sus simpatías.  Pero hay quienes recuerdan la suerte de Alex Kouri –su candidato elegido- quien fue demolido en las últimas elecciones municipales.

En una encuesta reciente, que forma parte de las encuestas del Barómetro de las Américas, sorprendió y apeno a muchos ver al Perú con menor apoyo ciudadano -60.1 por ciento de su población- a la democracia en América.  Como razones de la decepción el estudio muestra el pasado fujimorista, el descontento ciudadano a la corrupción y la inseguridad ciudadana.    

A mí me ha llamado la atención que sea Steven Luvitzqui, profesor de la Universidad de Harvard, quien nos recuerde que históricamente el “Perú nunca ha tenido más de 12 años de vida democrática y de ellos van 10”.  El autor de la obra “El Autoritarismo competitivo” hace por supuesto en una aparición televisiva, una reflexión académica, pero nos hizo pensar en la ausencia del compromiso de la élites –cosa que no se ve-  y en la defensa irrestricta de la democracia y la libertad de expresión.

La democracia no es simple definición teórica sino un concepto vivo que descansa en la obra social –hospitales, carreteras, escuelas y universidades- y en la libertad de opinión y de expresión.  La democracia se siente aún más cuando combate la pobreza, la ignorancia y la inseguridad, pero existen –siguiendo a Oscar Arias, Premio Nobel de la Paz, “gobiernos que se valen de los resultados electorales para justificar su deseo de restringir libertades individuales y perseguir a sus adversarios.  Un verdadero demócrata, si no tiene oposición, debe crearla.

Sea como fuere, pase lo que pase, no guste o no nos guste, debemos promover el consenso y la cohesión como camino seguro hacia un futuro democrático y económico a partir de los fundamentos del presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada