sábado, 7 de julio de 2012

ORIENTACION AL EXPORTADOR: LO QUE PUEDE PASAR DESPUES DE SACAR EL PEZ DEL AGUA


ORIENTACION AL EXPORTADOR: LO QUE PUEDE PASAR DESPUES DE SACAR EL PEZ DEL AGUA

JESUS JIMENEZ LABAN

Esta semana me reuní con empresarios pesqueros peruanos en mi calidad de consultor de negocios. Uno de ellos acaba de venir de Italía con know how y lo vi muy animado para hacer negocios en Perú. 

Sin embargo, note en él cierta frustración para poner en movimiento su empresa en Perú. Quería facilidades para exportar desde Paita (Piura) especies marinas (hidrobiológicas), pero se queja de fallas en infraestructura y de falta espacio para embarcar sus productos. 

Se refería a la planta procesadora que sólo atendía a un grupo dejando de lado al resto por falta de espacio, como he dicho y no tenía claro dónde encontrar dinero barato en Lima o en provincias. 

Aquí vemos dos cosas. Empresarios que tienen experiencia, saben cómo hacer las cosas, pero chocan con barreras para apalancarse financieramente -con ello podrían poner su propia planta procesadora, por ejemplo- y la existencia de barrera para cumplir con los clientes porque no tienen donde hacer el congelado ni fileteado. 

Claro, una planta procesadora cuesta US$1.000.000. Cuando toqué las puertas de sus oficinas, pudo comprobar que hay dinero para diseño y ejecución de proyectos en el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial, pero son para montos arriba de US$ 20.000.000 a no ser que haya cambiado la tendencia. 

No creo que adquirir una planta haya sido la intención del empresario, pero sí que le brinden facilidades para exportar en términos financieros y logísticos.

A propósito de pesca, cabe recordar que realmente es tedioso y burocrático hacer negocios de pesca para exportación. Hay más de una docena de normativas (uno se marea con tanta norma), en tanto que muy pocos conocen los requisitos de las certificaciones pesqueras para que el producto a exportar sea aceptado con todos los papeles en regla por los bloques economicos -América, Europa-Asia- pero no hay que darse por vencido.

Saltando a la garrocha muchos aspectos, para que el empresario tenga una idea hay certificaciones que dan instituciones como Digesa, que da normas técnicas para salud humana, Senasa, que norma la producción agropecuaria, pesquera y forestal y Sanipes que certifica la calidad de productos pesqueros y acuícolas.

Según lo que he entendido, -corrijanme si me equivoco- hay empresas que evaluan a la exportadores en procesamiento y productos -textura, color, olor-. Ellas son las que entregan los certificados luego de recibir los papeles con el visto bueno de Sanipes que ha encargado previamente pruebas de laboratorio. 

Dichas certificaciones, por supuesto, se ajustan a los estándares internacionales que se exigen en los puertos de destino a las mercancías para evitar daños a la salud o al medio ambiente. Cada certificacion por container (50 Toneladas)cuesta S/. 240 soles. El trámite de una certificacion en Perú dura en promedio 5 días hábiles. 

Cada bloque economíco, cada país tiene su propia normativa. Así, la tiene para importación de pota Japon, conchas de abanico, algas marinas Europa y anchoveta Estados Unidos su propia normativa, por ejemplo. Hay que especializarse en cada caso. 

En un encuentro de exportadores, uno de los participantes se preguntó por qué no se integran, como en Japon, los ministerios de Agricultura, Produccion y Comercio Exterior Y parece que tiene razón.

Y no sólo deberían integrarse sino promover una acción integral para que el Estado tome la delantera en la identificación de nuevos mercados y tras él pueda ir con su productos la empresa privada, como lo hace JICA, promotora de desarrollo económico y social y JETRO, inteligencia económica que arrojan a luces a los esportadores del país nipón. 

Por ello, deseo éxitos y mejores deseos para el futuro a la sinergía entre Promperu, Porinversión, Oficinas Comerciales y exportadores. Habrá que ver. 

Si tiene alguna duda, no vacile en llamar al 994670886 o 3452521 escriba a centrumnews2021@gmail. com

No hay comentarios:

Publicar un comentario