martes, 28 de agosto de 2012

COMO ASEGURAR UN NEGOCIO


COMO ASEGURAR UN NEGOCIO 

JESUS JIMENEZ LABAN

La seguridad es algo urgente y necesario en un negocio internacional. Hay muchas maneras de asegurar una operación comercial, pero vale mencionar lo fundamental. 

Como se sabe en un negocio local la factura no es ninguna garantía de pago, a no ser que esté unida a una pagaré o letra. 

Por eso, muchas veces, el comprador deudor paga mal, tarde o nunca en la medida que el vendedor no tenga armas legales suficientes para hacer prevalecer su derecho a una cobranza. 

Y la razón es que la factura no tiene mérito ejecutivo, es decir, no se puede cobrar por la vía judicial, a no ser que se entable un proceso de conocimiento que dura 2 años para que el deudor reconozca ante el juez su deuda. 

Con los negocios internacionales también hay cosas de cuidado. Por eso, los pequeños negocios de exportación trabajan con la garantía del seguro SEPYMEX y el respaldo del reaseguro SECREX para operaciones pre embarque, garantizando ante el banco el 50 por ciento de la operación pre-embarque, en tanto que la operación post embarque se garantiza con otro seguro a fin de asegurar el patrimonio, más no las utilidades del exportador porque el reconocimiento llega al 85 por ciento. 

Por supuesto existe el “factoring”, inclusive el “factoring” electrónico, como instrumento de financiamiento rápido. En los negocios de exportación el plazo de los contratos se pacta a 180 días, por lo general. Incluso, los productos perecibles –productos agrícolas- el importador demora para pagar por lo menos hasta que el importador termine de vender en la cadena de tiendas lo que compra, según las experiencias expuestas en los talleres de exportación.

Si el exportador, después de chequear minuciosamente su margen de ganancia final, puede usar el factoring, instrumento que le asegura plata liquida y el cumplimiento de obligaciones con proveedores, ahorrando costos financieros. 

El factoring adelanta el pago contra el importe de la factura hasta en un 65 por ciento-salvo excepciones-, de manera que el resto tiene que esperar hasta que el importador pague la totalidad.

La seguridad en los negocios de exportación es, pues, un asunto de primera importancia. Incluso a la cobertura actual que alcanza la insolvencia del deudor y el incumplimiento de pago, se quiere sumar el riesgo político, se comenta en foros financieros. A diferencia del pasado, como se ve Portugal, Irlanda Grecia, los países quiebran y el exportador está expuesto a riesgos mayores contra los cuales debe levantar un blindaje. 

Si tuviera alguna duda, no vacile escribir a centrumnews2021@gmail.com o llamar a 994670886 - 3452521 

No hay comentarios:

Publicar un comentario