martes, 28 de agosto de 2012

NUEVAS TENDENCIA EN LA GESTION DE TALENTO DE LOS JOVENES



NUEVAS TENDENCIA EN LA GESTION DE TALENTO DE LOS JOVENES

JESUS JIMENEZ LABAN

No sé si esta moda llegará algún día al Perú, pero prefiero compartilo con usted, especialmente si le gusta administrar el talento.

Qué diría usted si es accionista, director o gere 
nte de una compañia y un empleado le dice ¡No me interrumpas cuando estoy hablando!

De esta manera reaccionó un joven en Primo, compañía que acaba de desarrollar un software que apunta a competir con Google. Tal actitud, que irritaría a un ejecutivo tradicional, empieza a ser tolerada en Estados Unidos.

Pero ¿por qué los aguantan? Pueden ser malcriados, mal educados, incluso no saber vestirse, pero son creativos y competitivos. Tienen soluciones nuevas y vencen retos y por ello piden aumentos, contratos jugosos y premios. 

Un ultimo estudio de Leslie Kwoh. que aparecio hace poco en el The News Hub de WSJ, intenta explicar cómo las compañias tratan a esta nueva generación. Estados Unidos asiste desde hace 8 años a un gran cambio en el espacio demográfico del trabajo.

Son los chicos "GEN Y", lo que se conoce como Generación Y (Millennials en inglés), que no pertenecen a la Generacion X (que nacieron con Internet y el DVD) ni a la Z (la era del VHS, casstte de video o CD) ni mucho menos a los Boomers, que nacieron después de la II Guerra Mundial. 

Algunos empresarios, que gestionan talento joven, ceden en las pretensiones de estos jóvenes GEN Y, porque no puede sacar telentos del Sillicon Valley, ese valle de Santa Clara, donde se concentra lo más graneado de los semiconductores y las computadoras.

Claro, los gestores de talento enfrentan casi a diario reclamos de "Boomers", la gente de edad porque ven que sus competidores, los jóvenes, trabajan un año y consiguen lo que para ellos significó llenarse de deudas para tener lo que tienen durante toda la vida. En algunos casos, en medio de de esta tensión, los gerentes despiden a los boomers si son muy resistentes a los cambios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario