domingo, 30 de septiembre de 2012

EL POTENCIAL DE CUMBRE ASPA 2012


EL POTENCIAL DE CUMBRE ASPA 2012

JESUS JIMENEZ LABAN

La III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur y Países Árabes (ASPA) puede convertirse en un imán para inversiones en agroindustria, turismo, energía y tecnologías, entre otros sectores.

Se trata de un foro de coordinación política en la cual el Perú buscará un acercamiento político entre las naciones árabes y sudamericanas, pero en la misma medida buscará fortalecer los lazos económicos, comerciales, culturales, científicos, tecnológicos, educativos.

El mismo titulo del evento "una cultura de paz, inclusión y desarrollo", adelanta en cierto modo el tono de la Declaración de Lima que se hará conocer el martes próximo. 

El director para Medio Oriente y Países del Golfo de la Cancillería peruana, Augusto Thornberry, adelanta que en la declaración se incluirá una condena a “toda forma de terrorismo y de violencia religiosa, étnica y racial”, además de unos párrafos respecto a la situación de Siria, el proceso de reconstrucción de Libia y el conflicto entre Palestina e Israel.

Esta Declaración será firmada por los dignatarios y los representantes de sus países presentes en esta Cumbre. 

Los Cancilleres ya han debatido en Nueva York gran parte del contenido de dicha Declaración, de manera que ultimarán detalles en la reunión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores. Pero se sabe -por referencia del Canciller peruano Rafael Roncagliolo- que dicho documento contempla también "una cooperación multidimensional". documento fija 

Paralelamente a la Cumbre ASPA; está programado el III Encuentro Empresarial América del Sur-Países Arabes en un lujoso hotel de Lima. Se calcula que asistirán unos 400 empresarios de ambas regiones.

Precisamente, la cooperación multidimensional es vista también como plataforma para "el incremento de las inversiones, fijar métodos de colaboración en materia de energía, hidrocarburos y petróleo, así como en la lucha contra la desertización y como impulso intercambio cultural.

Es visible el interés por este evento por los empresarios vinculados a la agroindustria. Y es la posibilidad de que capitales árabes permitan la ampliación de zonas agrícolas en el desierto como pasa en Chavimochic. 

Ejecutivos de la CONFIEP, el gremio más poderoso de empresarios del país, cree que Perú puede convertirse "en la fuente ideal de abastecimiento del mundo árabe" en agricultura, textiles, metalmecánica, turismo etc. 

Del mismo modo, se ve a los árabes con experiencia acumulada en la exploración y explotación de petróleo, gas, petroquímica como se puede ver en los países de la Liga Arabe.

Para Proinversión los sectores de interés para el mundo árabe son: turismo, petroquímica, agroindustria, energía, banca, textil, industria farmacéutica y telecomunicaciones, entre otros.

Hay, por supuesto, otros sectores que dan la hora como el inmobiliario, tecnologías de la información y energía renovables. Es decir, oportunidades de inversión en el Perú.

Algunos perciben cierto recelo por la presencia árabe en Perú, pero hay que recordar -como dicen políicos y analistas- que la relación del mundo árabe se remonta la llegada de la cultura española.

Se trata, como señala el internacionalista Farid Kahhat de una huella invisible pero profunda. 

No es -siguiendo al mismo analista- que los árabes quieran venir a desplazar a Estados Unidos o China como área de interés para los negocios. El interés es cooperación económica bilateral, más allá de las similitudes culturales. "Medio Oriente tiene ventajas comparativas como la exploración, explotación y comercialización de petróleo y gas"

No hay que olvidar que inversiones árabes son en parte las del proyecto Camisea (socio del consorcio), lo mismo que la concesión en el Muelle Sur del puerto del Callao (Emiratos Arabes Unidos). 

Aunque el ciclo no se ha cerrado, hay una evolución importante hacia la democracia. Pero China -recuerda el analista- también es un regimen autoritario y tiene relaciones comerciales con América Latina.

De manera que en esta Cumbre habrá una declaración política de interés para el mundo industrializado. Se podrá vislumbrar la nueva ruta que toman los países de sudamérica y los árabes en materia de inversiones, tecnología, educación y finanzas. Y es posible que surjan nuevos proyectos energéticos y se asegure las inversiones para agroindustria.

¿Será todo esto posible? El tiempo lo dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario