miércoles, 7 de noviembre de 2012

MINEROS: CONVERSACIONES DE CAFE, EXPECTATIVAS Y PREOCUPACIONES


MINEROS: CONVERSACIONES DE CAFE, EXPECTATIVAS Y PREOCUPACIONES

JESUS JIMENEZ LABAN

Me he reunido con empresarios mineros. No los he ido a buscar. Los he encontrado en II Foro Empresarial dell Pacto Mundial auspiciado por las Naciones Unidas y la CONFIEP; el gremio empresarial privado más poderoso y respetado con representación nacional e internacional. 

Pero en el ambiente que recorrí en los pasillos del lujoso Westin Hotel, se respiraba intranquilidad, expectativas y preocupaciones, salvo que me equivoque en la percepción. De café en café, mi visión fue encajando mejor y encontré la posición de que ellos apuestan por el país, pero quieren un ambiente más tranquilo que los deje desarrollarse. 

Claro, no están diciendo que si no los atienden se van a otra parte. Pero sí creen que el Estado debe hacer su parte para que la población reciba lo que necesitan: empleo, salud, educación, seguridad, servicios públicos e infraestructura. 

La impresión de muchos es que es necesario crear riqueza, puesto que para distribuirla hay que crearla previamente.

Cuántos países en el mundo -se comentó en el break- han despegado en el mundo. ¿Taiwan, Singapur, Alemania, Japon, Corea del Sur son superiores a Perú en energia y creatividad? No. Hay solo una diferencia. La calidad de la política. Aquí quiere ser mini presidente cada líder regional, se dijo.

Pero no solo he escuchado que reconocen los impactos mineros en el ambiente y creen que el proceso debe mejorarse segun varias opiniones de empresarios e inversionistas mineros que han estado en este cónclave -que ciertamente mueven miles de millones de dólares- sino también la opinión del mismo Roque Benavides, dueño de Buenavetura, quizás uno de los empresarios más expuesto a los medios en los últimos meses tras los hechos de Conga. 

Se escuchó que el empresario minero piensa ahora en el desarrollo humano y en la minería responsable. Se dijo que éste paga sus impuestos de manera que no todos los problemas sociales pueden ser resueltos por la iniciativa privada. Por eso en la conferencia Roque Benavides dijo que la responsabilidad social tiene que ser compartida con el Estado y no únicamente una gestión de las empresas privadas. 

Asegura que la mineria tiene un impacto tremendo en el empleo formal fuera de las grandes ciudades.

Quizás, no estoy seguro si el Primer Ministro Juan Jiménez, a quien saludé un momento en el Westin Hotel, estuvo al tanto de todo esto, pero el discurso de clausura fue preciso para atacar cada uno de estos temas. 

Como quien sale al paso de los comentarios sobre intranquilidad, el Primer Ministro dijo, en presencia de Emilio Gilolmo, Humberto Speziani, Diana Chávez y Diego de la Torre y de todos los ahí reunidos, que la conflictividad ha desaparecido desde hace tres meses, reconociendo luego que ha habido algunas protestas laborales vinculadas al magisterio y a la salud. 

Es más, se apuró en decir que se bajaría la barrera burocrática con más desrregulación y promulgación de textos únicos para Diciembre de este año, a fin de que la maquinaria del Estado marche al mismo ritmo de la iniciativa privada. 

El tema resulta relevante, sobre todo por el marco en el que se debaten estos temas bajo el paraguas de las Naciones Unidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario