lunes, 10 de diciembre de 2012

CASO VILLENA: ¿POR QUE DIO UN PASO AL COSTADO OTRO MINISTRO DEL GABINETE?


CASO VILLENA: ¿POR QUE DIO UN PASO AL COSTADO OTRO MINISTRO DEL GABINETE?

JESUS JIMENEZ LABAN

En una nota oficial, la noche del domingo 9 de Diciembre, el gobierno hacía conocer al país que el presidente Ollanta Humala tomaría juramento a la nueva ministra de trabajo, Teresa Laos

Como es de conocimiento público, en todos los niveles de la vida nacional ha causado enorme revuelo la denuncia por agresión física de un ministro contra Ana Lucía Ramos, una trabajadora de la línea aérea LAN. Y es que el acusado era nada menos que el ex titular de Trabajo, José Villena Petrosino. 

El móvil, por decirlo así, para tremenda e injustificada ofuscación habría sido llegar tarde el 27 de noviembre al Aeropuerto de Arequipa y pretender embarcarse en el avión de retorno a Lima tras una cita con empresarios en la CADE 2012.

El ministro ese 27 de noviembre trató de pasar los controles para subir el avión, pero seguridad se lo impidió. En esa circunstancia habría agredido a la joven Ramos, según los reportes.

Pero ¿qué pasó luego de la supuesta agresión? El ministro negó en siete idiomas haber agredido en tanto la trabajadora de la línea aérea desistió de su denuncia ante la autoridad. Es decir, se retractó de su denuncia tres días después de los hechos denunciados en el aeropuerto. 

Hay algunas preguntas que se hacen muchos. ¿Qué tuvo que pasar para que la dama retirara la denuncia? ¿Por qué el ministro regresó a Arequipa? ¿Fueron suficientes las disculpas que dio a los trabajadores y al público? ¿Qué urgencia impostergable tenía el ex ministro para pretender embarcarse en la nave a como de lugar?

¿Puede quedar en el aire una agresión cuando hay papeles de por medio?, se preguntan otros. 

Hay quienes creen que esto seguirá en investigación. No hay que olvidar que existe un parte policial con todos los detalles del hecho. Existe un informe médico legal que acredita que Ana Lucia Ramos tenía moretones y dolores producto de las agresiones. 

En efecto, según el certificado 025695 se comprueba que Ana Lucia Ramos presentaba dolor intenso en el hombro derecho y cuello. Tenía lo que los médicos llaman una “esquimosis negruzca (moretón) discontinua de 4 × 2 centímetros en región posterior del tercio medio del antebrazo derecho”.

Dificilmente, un parte -que incluye testimonios y examen médico legal- puede ser anulado por lo que se presume que seguirá su curso ese parte en el Juzgado de Paz, inclusive luego de retractarse la joven Ramos por "motivos personales"

El silencio en un primer momento acerca del caso se prestó a especulaciones sobre un supuesto blindaje en favor del ex ministro. Dio pie también a que políticos de oposición avanzaran rápidamente hacia una interpelación en el Congreso. 

Pero esto terminó con las declaraciones del propio propio presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez cuando dijo “El ministro ha pedido las disculpas y este es un tema que va a evaluar el Presidente de la República, quien tiene la última palabra”.

Horas más tarde el presidente Ollanta Humala aceptaba la renuncia del ministro que había presentado Villena desde el viernes último. 

Se ha designado como su reemplazo a Teresa Laos, nueva titular de la cartera de trabajo y promoción del Empleo quien destacó que la presencia de varias mujeres en el gabinete "responde a que el jefe del Estado está cumpliendo su promesa de fomentar la igualdad y las oportunidades para las mujeres en su gobierno".

En la visión de la nueva titular está lograr un un equilibrio en la relación laboral entre empleadores y trabajadores. 

Pero volviendo al caso que generó este escándalo mediático, la decisión presidencial era de esperarse. Había demasiada presión política, pero más aun presión pública. Se respiraba en el ambiente.

O sacaban al ministro como ha ocurrido ahora -por decisión del propio presidente- o se enfrentaba al pedido de interpelación en curso en contra del ahora ex ministro en el Congreso de la República prevista para el martes 11 de Diciembre para lo cual no habría sido muy difícil conseguir firmas debido al escándalo mediático, según fuentes familiarizadas con la situación.

Vistas así las cosas, como no podría ser de otra forma, nada justifica una agresión física contra una dama. Nada. Ninguna mujer agredida debiera quedarse callada. Está en su derecho denunciar, la ley la ampara, aunque esto no guste a muchos hombres en el país. Claro, sólo que tiene que estar segura de su denuncia.

Que el caso de la joven Ana Lucia sea un mensaje permanente que hay que respetar a las mujeres y que faltas de esta naturaleza, a pesar de las disculpas, son reprobables y lamentables. 

Puede decirse que este es un antecedente que no le hace bien al país, pero es importante reivindicar los derechos de la mujer peruana, cuya actividad es tan importante para la transmisión de valores, la transmisión de educación el desarrollo del país.

Leccion aprendida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario