jueves, 5 de abril de 2012

NUEVOS FUNDAMENTOS DEL EXITO CORPORATIVO

UNA EMPRESA QUE COPIA IDEAS DE OTRA, CORRE EL RIESGO DE DESAPARECER...Y CON AMAMARGAS CONSECUENCIAS
Jesus Jimenez Laban

Cuando una empresa tiene éxito, al instante los ejecutivos le ponen el ojo.  Conozco de varios ilusos que se interesan en lo que la compañía hace y copian los procesos en la "ilusionada esperanza de conseguir logros similares mediante procesos de imitación".  Es exactamente lo mismo que hicieron otros en el pasado cuando Japon era un paradigma para muchos y empezaron a copiar los procesos.  

Son ejecutivos que, como los adolescentes en el colegio, copian al compañero de carpeta, el que más sabe.  Más valdría recordar aquello de "ninguno llegó a ser grande, imitando". Y esto lo debieran tener presente las nuevas oficinas comerciales de Perú  en el exterior  Entonces queda claro que no por mucho imitar, hacer al pie de la letra lo que otro hace, está seguro el éxito en la compañia que maneja. Y la razón es simple, como lo explica el profesor John Kay en su interesante obra "Foundations of Corporate Success", Fundamentos del Exito Corporativo.  "Las compañías, al igual que las personas, son diferentes unas de otras" 

En un mundo que se dirige al precipicio de la incertidumbre -ni las empresas ni los Estados saben realmente a dónde van- vuelve con urgencia la necesidad de crear un modelo propio, pegado a los principios del mercado, fijándose en la realidad donde la empresa se mueve, su cultura y su potencialidad.  A esto llama el profesor Charles Handy "modelos imaginativos" para la organización de una empresa.   

Miren ustedes las modas pasajeras.  En el pasado muchos nos hemos quemado las pestañas con estos modelos (" Teoria X y Teoria Y" "Teoria Z" "Análisis FODA" "Sinergia", "Androgenia", "Kaizen" "JIT Just in Time, "Reestructuración" "Reingeniería" y ahora "Clientes Hiperconectados" y así sucesivamente una larga lista...), muchos de los cuales han ido al tacho. Todas estas modas pasajeras han caído y hemos botado el dinero. 

Seguramente, que habrá otros modelos porque los escenarios corporativos son ciertamente cambiantes, pero ninguno será más efectivo por ahora que el modelo propio, por lo menos hasta que pase este periodo de incertidumbre global.  Tenemos que partir de alguna idea de las mentes de nuestro propio equipo cuidadosamente seleccionado ("El poder fluye hacia el que más sabe").   

En un tiempo se puso de moda  el modelo de la "telaraña" de Handy en el que el ejecutivo "sentado en el centro como una araña controla toda la actividad de la organización.  Todas las lineas de comunicación pasan por él directa o indirectamente.  ( A ojo del amo, engorda el caballo) ¿Hay algo mejor que eso?  

Los empresarios cabales -los que estimulan a su gente a generar nuevas ideas sin copiar a otros- son los que sobrevivirán, no los oportunistas ni los "come-cerebros",  siempre y cuando hagan gestión de conocimiento, formen cuadros adecuados a las ideas de un nuevo modelo útil y pragmático y conviertan la tercerización en una ventaja competitiva sin que eso signifique una política laboral de "usar y tirar".  

Esta no es una crsis local o regional. Es una crisis mundial.  Todos somos de vidrio.  Por consiguiente, para que no se olvide, adecuemos -no imitemos al pie de la letra- las mejores ideas del mundo a nuestra realidad, seamos originales y exclusivos y no copiemos (gerencia de la diferencia), no creamos en los vendedores de cebo de culebra (inventores de nuevos modelos internacionales porque ni ellos mismos saben a dónde van).  Con todo respeto, los gurúes que han visitado Lima en los últimos tiempos no han hecho sino repetir lo que ya habían escrito en los libros que habíamos leído con mucha anterioridad.  Nada nuevo.

Levantemos nuestra empresa no sobre meros datos, hechos y cifras sino con información seleccionada, depurada y adaptada a la realidad de la empresa que nace de nuestra propia gente para cruzarla y contrastarla con el exterior a fin de alcanzar la excelencia como resultado de una experiencia ejecutiva bien vivida, como en los tiempos griegos, para ser competitivos, prósperos y estar satisfechos con los resultados.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario