lunes, 4 de junio de 2012

ARGENTINA: NO SE PUEDE METER CONTROL DE POLICIA AL DOLAR LIBRE...MERCADO NEGRO, MERCADO BLUE Y OTRAS RAREZAS


ARGENTINA: NO SE PUEDE METER CONTROL DE POLICIA AL DOLAR LIBRE...MERCADO NEGRO, MERCADO BLUE Y OTRAS RAREZAS

Jesus Jimenez Laban

"Si le pones al pan, a la lechuga o al tomate un control de precios, lo puedes hacer, pero no los podrás encontrar en el mercado".... Esta es una vieja ley de la economía, de manera que no se puede meter control de policía a los precios de un dólar libre. Perú tiene amargo recuerdo de lo que son los controles cambiarios. 

Cuando un país empieza con los controles, genera desconfianza y la gente empieza a especular haciendo subir los precios de los productos de la canasta familiar. Esto es lo que está ocurriendo en Argentina. Como todo el mundo sabe ahí se ha disparado la inflación a 20 por ciento, fenómeno que analizan ahora con más frecuencia los académicos. Entonces, por experiencia propia del pasado, la gente sabe que con la inflación la moneda pierde valor y reducen sus ganancias los que ahorran o tienen propiedades en moneda local. 

La inflación es el "cuco" de la economía por lo que muchos ahorristas están retirando sus depósitos en pesos de los bancos y se refugian en los dólares. Es ahí donde precisamente el gobierno argentino ha puesto controles. Con el nerviosismo que crea la situación, no hay dólares para todos. 

Los que retiran sus depósitos, con el trauma del corralito argentino del pasado, quieren comprar dólares a como de lugar. Pero tambien los que hacen compra venta de casas necesitan dólares (la industria inmobiliaria se ha desplomado) y los exportadores necesitan dólares para comprar los insumos importados que usan en sus productos de exportación. 

Entonces, los controles sobre el dólar hacen que la gente migre a otros sitios ilegales, según lo que se ve en el denominado mercado paralelo, mercado oscuro, mercado negro. Se habla ahora del mercado blue, que no es otra cosa que mercado negro donde dada la escasez del billete verde se vende y se compra dólares, pero por encima de su precio real. 

Y la preocupación es doble porque si la inflación continúa, la economía se puede descomponer. Y pueden complicarse la gobernabilidad si aumenta el ruido político y malestar por alza de precios derivados de la inflación. Está todo enganchado. El Perú ya aprendió y superó estas locuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario