viernes, 5 de octubre de 2012

¡QUE SORPRESA!: PRIMER CAREO ELECTORAL EN LA CARRERA PRESIDENCIAL ROMNEY-OBAMA

¡QUE SORPRESA!: PRIMER CAREO ELECTORAL EN LA CARRERA PRESIDENCIAL ROMNEY-OBAMA

JESUS JIMENEZ LABAN

Un careo para la historia

El tema económico dominó el primer debate presidencial en el que se enfrentaron cara a cara el presidente y candidato a la reelecció
n Barack Obama y el aspirante presidencial republicano Mitt Romney.

La noche del 3 de Octubre, que casi paralizó a Estados Unidos porque muchísimos estuvieron pendientes y siguieon el debate, estuvo llena de sorpresas por lo que pasó en este careo electoral que pasará definitivamente a la historia.

El debate más comentado y con más "twits"

He repasado cifras que alcanza la prensa internacional y, realmente, me sorprenden.

Primero que nada, es el debate más twiteado de todos los tiempos. De hecho, con más de diez millones de twits, el debate del 3 de Octubre ayer fue el evento político más comentado de la historia de EE.UU. en Twitter, según datos de esta red social.

La televisión todavía convoca audiencias

Más de 67 millones de estadounidenses siguieron el primer debate de un total de tres para las próximas cuatro semanas, además de un debate entre los dos candidatos a vice presidentes.

Una gran cantidad de estadounidenses vieron el debate en su teléfonos inteligentes. "De hecho, como apunta también EFE, con más de diez millones de twits, el debate del 3 de Octubre fue el evento político más comentado de la historia de EE.UU en Twitter".

Una audiencia de 67 millones es una cantidad enorme de televidentes que sólo se compara con la alcanzada en los debates Bill Clinton, George H.W. Bush y Ross Perot en 1992 (69,9 millones de espectadores); el de Gerald Ford y Jimmy Carter en 1976 (69,7) y el de Michael Dukakis y Bush en 1988 (67,3).

Pero estuvo muy lejos de otros debates históricos que casi ya no se recuerdan, pero que estremecieron a Estados Unidos de América: el que protagonizaron los ex presidentes Ronald Reagan y Jimmy Carter en 1980, con 80,6 millones de espectadores, el debate electoral más visto en la historia de Estados Unidos.

Otros debates con pegada

Hay quienes señalan, como Reuters, que Obama y Romney no lograron cautivar a la audiencia como lo hizo el encuentro entre los candidatos a la vicepresidencia en el 2008, la republicana Sarah Palin y el demócrata Joe Biden, que logró 69,9 millones de espectadores, el segundo debate más visto en la historia.

¿Por qué la vista al suelo del presidente candidato?

Seguramente, muchos coinciden con que el presidente Obama estuvo desconocido -aunque los debates nunca han sido su fuerte- y se le vió particularmente desenchufado como señala un análisis de Washington, pero casi nadie se explica por qué miraba hacia abajo. Después me enteré que la vista al suelo era porque trataba de mirar sus anotaciones, pero, en las pantallas de televisión, daba la impresión de abatimiento. Son cosas del manejo mediático.

¿Rejuvenecido y energético?

Según las encuestas, no se puede negar que el candidato Romney estuvo sólido, agresivo y por ratos convincente y para los analistas èste se ha reincorporado de una carrera que tenía perdida. En el sitio web del Washington Post, destacan a un "rejuvenecido" y "energético"

Una reacción inesperada

Pero Romney se mostró muy astuto como el que quiere meter goles apenas se inicia un partido de fútbol, según varias opiniones.

Dijo que reduciría los fondos federales para la televisora pública PBS en la que trabaja, precisamente, el moderador del debate Jim Lehrer y en la que la organización educativa "Sesame Workshop" emite su programa Plaza Sésamo.

"También voy a dejar de hacer otras cosas, me gusta PBS. Amo a Big Bird. Incluso me gustas tú Jim (Lehrer, el periodista de PBS que moderó el debate). Pero no voy a seguir gastando dinero en cosas para pedir prestado a China para pagar por ellas".

Corríjanme si me equivoco, pero a lo largo del debate vi después de esto a un moderador sin dientes para desafiar lo que decían ambos candidatos.

Pelea verbal por los impuestos

Dejando de lado lo anecdótico, a mi modo de ver, el tema de los impuestos generó momentos tensos.

"Me preocupa que estemos en un camino que no vaya a tener éxito. El presidente tiene un punto de vista muy semejante al que tenía cuando se presentó a la elección presidencial hace cuatro años, de que gasta más, recauda más impuestos, y regula más, si se prefiere, un gobierno de chorreo, funcionará. Esta no es la respuesta correcta para EEUU", indicó Romney.

El presidente Obama defendio la idea de aumentar impuestos para intentar relanzar la economía.
Obama habló que su contendor pretende una reducción de US$ 5 mil billones de dólares, en tanto que Romney lo negó todo.

"Durante 18 meses ha estado hablando de su plan de recortes fiscales y ahora, a cinco semanas de las elecciones, dice que su gran idea 'no importa'", argumentó Obama, en alusión a la falta de detalles.

Romney habló con números para sus argumentos económicos frente a un Obama que le falto tiempo para redondear sus ideas. El desempleo, la educación
y la salud, aumentaron la temperatura del debate a pesar de las bajas temperaturas de Denver, Colorado

Rommney volvió a la carga con una pregunta que muchos consideran tuvo impacto: Palabra más, palabras menos, dijo esto: ¿No se da cuenta usted que la gente está sufriendo, no puede conseguir empleo y No puede pagar un seguro caro de salud?

Pelea de box

Pero es también cierta otra cosa. Todos hemos visto a un Romney tremendamente combativo empujando contra la cuerdas, como en una pelea de box, al candidato presidente Barack Obama. Por eso, los analistas, insisten en que el presidente candidato Barack Obama debe abandonar su aire profesoral y ser más agresivo. lo cual no supone ser violento.

Ahora bien, como lo hace notar el New York Times, el candidato Romney negó todo lo que defiende en su plataforma. Esto es algo como tener dos discursos, uno para la tribuna electoral y otro para el plan de gobierno.

Y esto no digo yo, lo notan los analistas más sesudos e inteligentes de Washington. Por eso, el "Washington Post" dijo en cierto modo que Romney tendrá que demostrar en campaña la viabilidad de lo que ofrece como candidato.

Ahora bien, el candidato presidente cree que estuvo bien reformar Wall Street y defender a los ahorristas en medio de una crisis financiera, frente a lo cual no hubo argumentos convincentes por el otro candidato, salvo mejor parecer. "Necesitamos regulaciones en Wall Street, pero no designar una lista de bancos como demasiado grandes para caer", respondió el candidato republicano

La salud y el discurso

La reforma de salud fue un tema doméstico importante. Obama relacionó la Ley de Atención Médica Asequible, importante logro de su Administración, a la idea similar de lo que Romney había institucionalizado en Massachusetts cuando fuera gobernador del estado, y a lo que se opone actualmente como candidato a la presidencia.

Pero Romney se defendió al afirmar que su plan difiere de que el Gobierno se encargue de la atención médica en todo EEUU.

Sobre el tema de la salud, Romney intentó argumentar que tiene un plan verdadero para reemplazar la ley firmada en 2010 por el mandatario, conocida como Obamacare, pero en realidad ese propósito no existe, asegura el editorial del New YorkTimes.

El discurso electoral por venir

Sea por estrategia o no, los analistas dicen que Obama debió tomar la delantera. Pudo ser, como se ha dicho, más agresivo desde un comienzo sin ser violento, pero congeló la pelota desde el segundo tiempo.

¿Fue ésta una táctica del presidente Obama? Porque el presidente es un gran orador -aunque su fuerte no parecen ser los debates. Ahora habrá que ver cómo se despunta en las próximas cuatro semanas.

Con este telón de fondo, la impresión que existe ahora es que hay un candidato que está mintiendo para ganar votos.

"Si quieres ser presidente, le debes al pueblo estadounidense (hablar con) la verdad" sobre las propuestas tributarias, enfatizó Obama ante centenares de simpatizante en un acto de Sloan´s Lake Park.

De manera, que dependerá de cómo se sustenten las propuestas electorales en las próximas cuatro semanas. Si no explica medidas específicas Romney, el candidato Obama las va a a hacer notar. Las contradicciones podrían ser puntos en contra. Y si Obama se vuelve más agresivo, deja de lado el aire profesoral, y y muestra contundente en su discurso, puede mantener el puntaje y tal vez ganar unos puntos.

Para tener las cosas claras

La cosa todavía no está decidida. Los electores necesitan de más ideas de los candidatos para tener las cosas claras. Pero es un hecho que a economía se ha convertido en el corazón de la campaña.

Dicho de otro modo, al elector le falta que los candidatos le brinden información para que tenga una idea sóbre cómo se va solucionar el problema del empleo en una crisis económica.

En esencia, la gente quiere sentir que la economía mejora y que se reduce el desempleo (8.1 por ciento), pero esto todavía no ocurre. Y la gente, quizás de manera intuitiva -porque siente el efecto de la crisis-, quiere más luces sobre cómo revertir las tasas de desempleo de 8 por ciento por 43 meses, un déficit federal sideral y programas sociales caros.

Así están las cosas hasta ahora en esta campaña presidencial que se ve venir más acalorada que nunca. Pero, sin duda, seguirá teniendo valor la pregunta que hacía un soprendentemente asustado Jim Lehrer sobre "cómo iba a crear puestos de trabajo". Habrá que ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario