viernes, 9 de noviembre de 2012

LA SICOLOGIA DEL PODER


LA SICOLOGIA DEL PODER (parte II)

JESUS JIMENEZ LABAN

¿Qué lecciones deja la campaña presidencial en los Estados Unidos en la que el recurso mediático de nuevo jugó un rol protagónico? ¿Son realmente influyentes los medios en la mente de la población? ¿Hay alguna explicación cuando un mensaje no produce el efecto deseado? ¿Cuàl es la importancia de la brevedad y la claridad con que se emite un discurso?

Por supuesto, no hay respuestas definitivas, pero a juzgar por los hechos estamos viendo cosas increibles. El poder de fuego mediático de Barack Obama estuvo en la proporciòn de 1 a 30 respecto de su contendor, el candidato republicano Mitt Romney.

Esto quiere decir que el candidato demócrata practica el esgrima mediático casi a la perfección sustituyendo dinero político por voluntariado aliado de las redes sociales, aunque también hizo una fuerte recaudación. Estarè atento a las cifras.

Esto explicaría, en cierto modo, por qué tuvo más acogida su mensaje en el internauta, a pesar de la inversion poderosa de Romney de US$ 1000 millones de dólares, 100 veces más de lo que cuesta una campaña presidencial en Perú, según los datos conservadores.

Es, en efecto, un monto astronómico lo que se invirtió en campaña de medios -principalmente tradicionales- para sacar del sillón presidencial al inquilino de la Casa Blanca y recuperar el control del Senado. Los republicanos, según el Washington Post, no consiguieron ni una ni otra cosa.

Entonces, la gente se pregunta qué es lo que ha pasado mientras los multimillonarios aun no asimilan los resultados, pero estuvieron a punto de perder la camisa, segun dice la misma fuente.

Esto no es una exageración. Investigaciones recientes detallan que el dinero se fue como el agua por el caño en contratación de personal y en consultorías.

Ese es otro detalle porque las encuestas no pueden predecir lo que va a ocurrir. De otro modo, habrian acertado en sus pronosticos de intencion de voto, lo cual fue al reves. Basta ver la victoria holgada en los resultados electorales que beneficiaron al reelecto presidente Barack Obama. Nada de lo que se adelantó se cumplió en los hechos.

Por eso, en la noche electoral, la gente miraba con asombro los resultados y antes de la medianoche se definieron las cosas, incluso el propio Romney se adelantò a reconocer la victoria. Las encuestas, respetando el valor estadistico que tienen, sirven para la foto del día. No para hacer pronósticos, algo que se sabe desde hace muchisimo tiempo en los circulos academicos, de manera que ahi no es nada nuevo.

Pero lo que llama la atencion es que se dice acerca de los mensajes. De acuerdo al fracaso de la propaganda politica facil seria decir que el mensaje no llega a la poblacion. Pero esto no es necesariamente cierto. Sí, llega pero el mensaje puede jugar un papel de recordacion en la gente, pero no ser determinmantes. Ya los clasicos de la teoria de la comunicacion lo dijeron.

Los medios influyen en la gente, pero no determinan, es decir, no empujan a tomar decisiones.

Otra cosa es el entorno -los circulos de amigos, las familias, los espacios religiosos etc.- que tienen mas impacto que una propaganda política. Y eso al parecer -el entorno- se descuidó, segun varias opiniones.

El tema ahora es que cualquiera no puede emitir un mensaje si no está previamente empapado del tema y no tiene presente los códigos comunes -emisor/receptor- la circunstancia y la ubicación geográfica. (caso del segmento latino) A más profundidad en el mensaje, habrá más claridad para quienes lo reciben

La gente no es tonta. Tiene ahora referentes, medios para contrastar y cruzar informacion. Ahora mas que nunca con las redes sociales dentro de las ventajas de la interactividad, multimediatidad, hipertextualidad etc. 

Entonces, es casi imposible dar gato por liebre, pretender engatusar a la gente, porque el electorado está más despierto que en el pasado, incluso hace apenas cinco años.

Y, por último, lo que hay que recordar es que hay que tener cuidado cuando uno emite el mensaje, sobre todo cuando tenemos una teoria tan avanzada como la "teoria de los tres grados" (hasta cierto limite uno puede controlar el mensaje, luego es propiedad del publico) Resulta entonces fatal enviar un mensaje con la seguridad que va a llegar tal cual a su destinatario.

Eso no es asi. El mensaje llega, por lo general, distorsionado porque la gente se queda con las ideas no del mensaje original sino de las contradicciones que genera el mismo mensaje. De manera, que uno puede quedar trasquilado con un mensaje cuando no se prepara bien.

Cuando no esta bien preparado el orador, puede enviar un mensaje de bien, pero aparecer ante publico como un demonio. Cuidado con las contradicciones que son usadas por los opositores, una vieja práctica de la polìtica.

Como antídoto. Se trata de usar el viejo principio: la brevedad es el alma de la claridad. No acercarse al fuego, tener habilidad para estar ahí pero al mismo tiempo velocidad como la liebre para hacer el "quite estratègico"

No hay comentarios:

Publicar un comentario