sábado, 1 de diciembre de 2012

UN CAMINO DE DESARROLLO Y PROGRESO HACIA EL FUTURO


UN CAMINO DE DESARROLLO Y PROGRESO HACIA EL FUTURO

JESUS JIMENEZ LABAN

La VI Reunión de UNASUR ha sido un acontecimiento importante. Si bien para unos es una cumbre con buenas intenciones pero sin resultados, para otros fue oportunidad para la distensión entre dos países que están pendientes del fallo de La Haya en el diferendo limitrofe Peru Chile.

Lo que parecía que iba ser un protocolar encuentro de mandatarios de abrazos y de saludos, se convirtió en el escenario espontáneo en el que el presidente de Perú Ollanta Humala y el presidente de Chile Sebastian Piñera hicieron una declaración conjunta por la paz, el desarrollo y la integración y respeto del fallo de La Haya. 

Se tenía pocas expectativas en los resultados. Despùes de todo no estaban todos los presidentes. Pero la presentación de los dos mandatarios juntos ante la prensa internacional captó el interés de todos por el significado que tenía esta aparición a pocos días para del inicio de los alegatos en la fase oral del contencioso (Perú-Chile) en el Tribunal de La Haya.

La vista estuvo puesta en todos los mandatarios asistentes. De manera que pareció algo normal el intercambio de amabilidades entre Humala y Piñera delante de los otros mandatarios asistentes. Pero cuando ambos decidieron apartarse en una sala VIP, la noticia corrió por todo el hotel en el que se realizó esta cita. Esta reunión es clave por el significado que tiene para el presente y para el futuro. Los diplomáticos peruanos le asignan una importancia histórica a este encuentro, aunque de unos breves minutos. 

¿Qué fue lo conversaron ambos mandatarios? ¿Quién le dijo qué? ¿Quién tomó la iniciativa? ¡Qué es lo que comentaron? ¿Qué escuchó uno del otro? En fin, pueden aparecer mil preguntas sobre este momento.

Quizás nunca se sepa. Tal vez se conozca el contenido de estas conversaciones cuando uno y otro presidente escriban sus memorias. Y, según comentarios de la Cumbre, sería más probable que Piñera las escriba primero. 

Sea como fuere, tras esta reunión ocurrió lo inesperado. Lo que no estaba previsto en el protocolo diplomático porque en esos momentos -en otros ambientes de la sede de la Cumbre- se esperaban alcances del documento Lerner sobre la situación política de Paraguay, que dicho sea de paso, no se habló nada en público. 

Pero lo inesperado -que Humala y Piñera hicieran una aparición conjunta ante un millar de periodistas de todos los continentes- había empezado a ocurrir.

Fue entonces que con visión de Jefes de Estado defendieron la integración, prometieron el respeto del fallo de La Haya y miraron el futuro dentro de La Alianza para el Pacífico.

La forma como lo relato es como me lo contó una fuente seria de Palacio de Gobierno -directamente vinculada al mismo presidente Ollanta Humala-, de manera que resulta relevante que esto haya ocurrido porque aleja los fantasmas de la guerra, del armamentismo y del precedente de Colombia frente a Nicaragua tras el fallo de La Haya sobre el Archipiélago de San Andrés.

No existen razones para que esto no se sepa porque es parte de la historia que algún día otros escribirán. 

En diálogo con analistas locales y diplomáticos, es probable que la fase oral a la que ingresa el proceso del diferendo limítrofe se vea complicada por ciertos apasionamientos pasajeros, pero el destino es enrumbar las cosas hacia la democracia, el desarrollo y el progreso, temperamento que fue reforzado por la Cumbre Unasur.

Pero, como dije antes, podría haber algo de apasionamiento en las próximas semanas, según comentarios de expertos en política internacional A partir de ahora, en el juicio oral, se hará pública toda la organización de la defensa de una y otra parte. Y es probable que una parte note debilidades en la otra o viceversa y que se conozca quiénes fueron los protagonistas, lo que declararon o escribieron sobre el tema en el curso del tiempo. Unas veces con acierto, otras veces no.

Según fuentes diplomáticas, la información de la fase oral en La Haya saldrá integra por TV y será colgada en internet luego de ser transmitida en vivo y en directo desde un pool de televisión en La Haya. De manera, que se vislumbra un gran debate durante y después de esta histórica fase. 

Pero me queda claro que sea cual fuere el fallo del Tribunal Internacional, éste se acatará. Como dicen algunos embajadores -cuyos nombres declino cortésmente mencionar- este fallo significará de un lado el paso del optimismo a la frustración y de la frustración al optimismo. Sea cual fuere, el resultado será una solución pacífica significará más recursos para luchar contra la pobreza en lugar de usarlos en la compra de armas. 

Y esto significará una paz de larga, muy larga duración, acaso eterna, a partir de estrechamiento de relaciones comerciales, de inversiones y de intercambio entre dos pueblos hermanos.

Todo parece indicar el fallo de La Haya será dado a conocer el próximo año. 

LA PAZ Y LA DEMOCRACIA

Vistas así las cosas, la esta Cumbre de UNASUR cedió el paso a la paz y seguridad -creando un clima de distensión para Perú y Chile- sin dejar de lado el tema de la democracia, uno de los puntos por los que fue convocada este VI Reunión de Jefes de Estado, en el caso específico de Paraguay.

La Declaración de La Cumbre de UNASUR que acaba de finalizar en Lima apoya y defiende la democracia en Paraguay. Y espera que el proceso que se llevará proximamente en ese pais sirva para su reincorporación a la Comunidad Sudamericana de Naciones.

Los Jefes de Estado escucharon el informe de Salomon Lerner, presidente del Grupo de Alto Nivel para el Seguimiento y Evaluación de la situación en Paraguay.

Para algunos periodistas de las redes argentinas, resultó un tanto frustrante la cancelaciòn del viaje. Y es que la presidenta de Argentina Cristina Fernandez de Kirchner no llegó finalmente como estaba anunciado ni tampoco la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, cuya llegada se anunciaba también el portal de Unasur. 

De manera que estas dos ausencias se sumaban a la del presidente Hugo Chavez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia.

En cambio, sí estuvieron Juan Manuel Santos, presidente de Colombia envuelto en una tormenta júridica luego de decidir no acatar por el momento el fallo de Corte Internacional de Justicia en torno al fallo con Nicaragua. 

Santos no se presentó ante la prensa acreditada de UNASUR. Tampoco lo hizo Rafael Correa, presidente de Ecuador, aunque se supo que después ofrecerían una confererencia de prensa, de manera separada, en un lugar fuera del encuentro de UNASUR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario