miércoles, 24 de octubre de 2012

EL EFECTO DEL JEFE: QUIENES SE SIENTEN PODEROSOS, YA NO DEVUELVEN LA SONRISA


EL EFECTO DEL JEFE: QUIENES SE SIENTEN PODEROSOS, YA NO DEVUELVEN LA SONRISA

JESUS JIMENEZ LABAN

Dicen que las personas cambian con el transcurrir del tiempo en su vida. ¡Ya no eres el mismo!, dicen algunos. Otros piensan lo contrario, que se mantienen tan iguales como antes en el trato con las personas, en la amistad y en la cercania.

"Los sentimientos de uno sobre el poder y el estatus parecen determinar qué tan dispuesto está uno a devolver la sonrisa a otra persona", asevera Evan Carr, un neurocientífico cognitivo en la Universidad de Califorinia en San Diego. 

Ultimos estudios confirman que una persona con poder dificilmente saluda a otra con poder, porque sabe su rango. Devuelve o suprime la sonrisa, según la circunstancia. Teniendo la autoridad, sólo hace una simple sonrisa por un juego de poder, cuando quiere influenciar, pedir algo o hacer que las cosas ocurran.

Esto se ve con frecuencia en sitios donde, por ejemplo, doctores tienen puestos importantes y algunos empleados, puestos bajos.

Quiérase o no, las personas que ascienden socialmente o ganan poder y estatus por su condición de ejecutivos, pueden dibujar o suprimir una sonrisa a los demás. Puede cambiar la percepcion de los rostros y expresiones, señala una investigacion de la Universidad del Sur de California y la Universidad de Peking.

Las personas -dice el estudio- que se siente poderosas muy raramente devuelven la sonrisa de un individuo de alto rango suprimiendo automáticamente la tendencia de imitar la mueca.

Es lo que se conoce como "el efecto del jefe". Este influye, poderosamente, en las personas que dependen de él, sobre todo cuando este jefe tiene poder de evaluación para un futuro ascenso o mejora económica. La sonrisa a flor de labios del trabajador (a) es, algunas veces, cuando hay interés de recibir una evaluación de trabajo positiva. 

Aunque después, ¡ni miren al jefe!

Una sonrisa puede encapsular la autoridad en el trabajo.

Con información de Wall Street (WSJ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario