sábado, 17 de noviembre de 2012

PLAN DE CONTINGENCIA: PIENSA POSITIVO, PERO PREPARATE PARA LO PEOR

PLAN DE CONTIGENCIA: PIENSA POSITIVO, PERO PREPARATE PARA LO PEOR
JESUS JIMENEZ LABAN
 
Cuando una empresa no anda bien, gasta más de lo que tiene, paga a unos un montón y a otros los tiene a "pan y agua", vienen decisiones duras.
 
No es extraño que en estos días la gente diseñe sus proyectos del próximo año. Algunos terminan y con ello no pocos son despedidos. Otros salen en pantalla para justificar lo que han hecho para que los re-contraten. En general, todo el mundo, aunque sea el mejor, tiene en su cabeza el empleo del próximo año.
 
Obviamente, todos quieren seguir empleados.
 
Si por A o B razones alguien pasa el mal momento del despido o sospecha que va a ocurrir, es mejor que lea cómo piensan actuar los altos ejecutivos.
 
Reuniendo consejos de abogados, expertos en recursos humanos y motivación, lo que se está haciendo es no pedir disculpas (eso aumentaría la percepción en el trabajador que es injusto el despido). También recomiendan ser directo, conversar poco (no más de 15 minutos) y dar dignidad al trabajador que se lo digan a solas, en privado.
 
Después de la noticia todo se vuelve borroso. Aparte de decirlo, algunos dejan todo por escrito: último salario, beneficio, seguro de salud.
 
No esta ausente la práctica de que el jefe de recursos humanos -que es acompañado por otro (el testigo)- diga lo que decir al empleado con un pie afuera. Esto evita, dicen los abogados, que luego empleado empapele a la empresa con algo así como "él dijo, ella dijo"
 
No hay acuerdo en la fecha. Pero notificar el despido un viernes puede ser adecuado pero el despedido sufriría todo el fin de semana. Si la noticia llega el lunes, tendría más reflejos para actuar toda la semana en busca de un nuevo empleo.
 
Quien debe dar la noticia, según estos estudios, es el jefe directivo (eso evita empleado piense que es despido injusto) y es frecuente que para justificar el despedo, el jefe diga algo así como esto "no obedeciste las ordenes" "te olvidaste de las cosas" "no fuiste eficiente" "eras muy lento y hacías perder dinero"
 
No es bueno hacer que el trabajador despedido invente fantasmas en sus cabeza (discriminación por género o edad, por ejemplo). Hay que hablar claro y argumentar razones.
 
Una cosa tan delicada no puede ser conversación, sino notificación
 
Todo lo demás es tener tino. No se puede decir ¡Usted está despedido! para deshacerse de un empleado. Hay que explicar con método la medida para que sea menos traumática.
 
Hay cosas desagradables que se evitan en las conversaciones, pero es necesario tocarlas para ayudar a disminuir el impacto o shock en el empleado.
 
Y, por supuesto, el jefe de recursos humanos no puede decir estupideces como esta: "este es en realidad algo bueno para ti". Claro, como tiene trabajo, empleo remunerado, puede decir cualquier cosa, pero la situaci+on del despedido es otra.
 
Sea como fuere, si llegara ese momento el empleado no debe ocultar lo que le pasa. Más bien, contar a todos los que conoce -ex jefes, amigos, colegas etc- porque bien puede haber una nueva ventana a la vuelta de la esquina. Mucha suerte.
 
Con informacion de WSJ. Maurice Fitzgerald, abogado laboral y socio de la firma Strazulo Fitzgerald LLP.
Halley Bock, presidenta de la firma de desarrollo del liderazgo Fierce Inc.
Rebecca Regard, asesora de recursos humanos en G&A Partners

No hay comentarios:

Publicar un comentario