jueves, 10 de enero de 2013

BAJO EL VOLCAN


BAJO EL VOLCAN

JESUS JIMENEZ LABAN

El presidente Ollanta Humala ha conseguido autorización de la Comisión Permanente del Congreso Peruano para viajar hacia Cuba entre los dias 11 y 12 de Enero. 

No recuerdo en el pasado que hubiera sesiones largas ni tanta controversia para autorizar un viaje del Jefe de Estado, pero esta vez la aprobación estuvo precedida de una acalorada discusión. La primera vez que visitó La Habana, fue el 19 de julio de 2011 en su condición de presidente electo en donde sostuvo una reunión privada con el presidente cubano Rául Castro.

Podria decirse que sale del pais, pero deja a su salida una estela de crisis política. No hay que olvidar la advertencia de la oposición por boca del congresista Juan Eguren. 

De manera circunstancial escuché a Eguren decir tres cosas. Que el presidente de la Republica sólo ha rendido cuentas de seis viajes presidenciales, pero no lo ha hecho en otros trece viajes. Que viaja a Cuba en el avión presidencial que le cuesta a los contribuyentes unos 100 mil dolares para viajar con dos funcionarios de Estado. Y que invitaria la oposicion a que explique los cuestionamientos el presidente del Consejo de Ministros Juan Jimenez. 

Claro, hay quienes ven en este gesto una especie de mezquindad. Que la oposición quiere hacer del viaje a Cuba una tormenta en un "vaso de agua". 
Los analistas de la prensa extranjera hacen notar que el presidente, en cierto modo, no ha sido directo para decir que se vera con Chávez y ha preferido decir que viaja a Cuba por una agenda de trabajo y para fortalecer la lazos de amistad y de cooperación. Para ser más textuales -siguiendo la resolución legislativa- la visita del presidente Ollanta Humala a La Habana está dirigida a "fortalecer la agenda de cooperación bilateral e impulsar nuevas áreas de colaboración entre los dos países.

Pero otros creen que el presidente tiene necesidad de ver a Chávez como un gesto de "gratitud", aunque no se atreven a decir abiertamente cuales serían los motivos reales que impulsan al mandatario a visitar Cuba en un momento en que Venezuela se debate en la incertidumbre, tras una juramentacion simbólica de Chavez que pone en el limbo juridico al país.

Lo que he captado en el Congreso es temor por el acercamiento de Humala al Chavismo, aunque esto no signica oponerse a sostener buenas relaciones con Cuba en la que están de acuerdo el oficialismo y la oposición. 

Lo que otros ven en el Congreso es una estrategia fina para complicarle la vida al presidente. No está en el comentario político. Pero no pocos hablan del cierre del Congreso de la Republica, aunque los mas conservadores digan que esto es imposible, recordando la tendencia autoritaria que asumio Fujimori con la disolución del Parlamento. 

Pero nadie se explica por qué actos de provocacion como los de la elevación de los bonos de representación, asunto que ha quedado anulado en lo que se refiere al reciente aumento. 

Pero en una sociedad mediatica como ésta lo mas relevante es lo que diga la gente. Dicho de otro modo, depende de lo que haga el Congreso o deje de hacer para no caer el sótano en popularidad. 

Particularmente, me opongo al cierre del Congreso, aventura que no solo seria un retroceso democrático sino tambien una paralización de las inversiones y aislamiento de un país emergente de la comunidad internacional. 

Quisiera pensar que dominará la ponderacion politica, que la oposicion será responsable y que el oficialismo profundizará la democracia con mas libertad de expresion y más contacto con las necesidades reales de los pueblos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario