viernes, 24 de agosto de 2012

LIDERES DEL TERCER MILENIO (PARTE I)


LIDERES DEL TERCER MILENIO (PARTE I)

JESUS JIMENEZ LABAN

La circunstancia hizo que se juntaran en una cumbre internacional el exitoso Angel Añaños y el no menos exitoso Luis Angel Cornejo. 

En sus conferencias (los dos Miguel Angel) a las que asistí con mucho interés, percibi en el empresario un núcleo de hierro que explicaría por qué está dónde está. 

De su empresa, considerada como la más globalizada del Perú, se ha escrito mucho, así que asumo que todos la conocen. Ya está en Tailandia, Indonesia, India, Ceilan, además de Estados Unidos, América Latina y Europa.

El secreto de su empresa es la confianza. Confianza de los proveedores y de los clientes, la empresa se hace en base a la confianza, así como conocimiento especializado. Es decir, aprender todo lo que existe alrededor de un sector y saber adónde llegar. 

Quisiera centrarme en el empresario. Y es que es un hombre de batalla que no admite dudas. Dice que el gran problema para no hacer cosas o desanimarse cuando ya éstas están avanzadas, es la mente. Hay muchísimas cosas en la realidad de la vida que no concuerdan con las cosas que tenemos en la cabeza. 

No hay que pensar en el "qué haré después" porque lo importante es dar el primer paso. El camino se hace al andar. Como dice Martin Luther King -y lo recuerda el propio Añaños- "tú no preocupes cómo llegar, dá sólo el primer paso y luego el segundo". Y luego vendrán nuevas ideas para dar el tercero y así sucesivamente".

"Piensa en ti, en tu familia y en tu país", dice lleno de orgullo, placer y felicidad. Otro mundo es posibile. El mundo se consigue a través de los sueños. 

Añaños -siguiendo su núcleo de hierro- recomienda alejarse de las personas que describe Christan Barnard "muchos han perdido antes de haber empezado".

"Todo está en la mente", dice el empresario. Mucho de los que nos ocurre viene de mucho antes. Es lo que llama la autoimagen que la dan los padres. Todos tenemos una autoimagen. 

Es la autoimagen que nos formaron "papa" y "mamá", dice, cuando nos inculcaron valores, sueños y proyectos. No es el mismo destino de aquellos niños maltratados sicológicamente. "Tú no sirves para nada", es fatal decirlo en la infancia. 

Pero la autoimagen no solo se construye en las personas sino también en las empresa y en los países (continuará parte II)

No hay comentarios:

Publicar un comentario