viernes, 24 de agosto de 2012

LIDERES DEL TERCER MILENIO (PARTE II)


LIDERES DEL TERCER MILENIO (PARTE II)

JESUS JIMENEZ LABAN

Cuando subió a la palestra Luis Angel Cornejo, que estaba ahí detras del telón escuchando a Añaños, dijo que el hombre para ser feliz en la vida tiene que hacer lo que le gusta. De otro modo, será un 
ser condenado al fracaso. Hay que ponerse metas altas. El desafio nos hace crecer. Y ser feliz equivale a ser exitoso, ¿No hemos visto acaso al laureado escritor Mario Vargas Llosa convertido en un premio Nobel de Literatura despues de decidir a los 21 años escribir toda la vida?, se preguntó.

Partir de una idea. Las ideas no son de quienes las dicen, sino de quienes las hacen. Hay que poner pasión en lo que a uno le gusta. Y no detenerse. Esa pasión es energía. Y es que un "tienes que trabajar" es muy distinto de "quiero trabajar". Hay que olvidarse de la palabra "tengo" y reemplazarla por la otra "quiero".

Junto con esta coraza emocional, de hacer lo que a uno le gusta, nos dio su ultima receta -y quisiera compartirlo con usted-que consiste en un conjunto de principios. 

Cree Cornejo que un punto fundamental en los negocios es la honestidad y la transparencia. Junto con la ética en los negocios es cuidar de la calidad del producto o servicio para fidelizar al cliente. "Nunca vendas, lo que no puedes ofrecer".

Del mismo modo, aprender de las quejas de los clientes. Hay que agradecer -dice- una queja porque es una oportunidad para que se mejore el producto o servicio. "Cada queja es una oportunidad maravillosa de atrapar al cliente de por vida"

Dice también que hay que seguir a los triunfadores. No aprender del fracaso sino subir a la altura de los triunfadores. Enganchémonos a las estrellas. Debemos aprender a ganar y no a perder. 

Hay que desempolvar de los buzones, los correos electronicos y de los portafolios, las quejas y sugerencias porque darles soluciones son una mina de oro. 

Pero lo principal está en su filosofía. Para crear es indispensable creer, que es lo mismo decir "creer en nosotros mismos", "penetrar en nuestras fortalezas".

Si somos capaces de creer, seremos capaces de crear. Pero el líder de una empresa tiene que ser también un gran capacitador y motivador. El líder es el gran animador de la organización. 

Aquí están algunas de sus recetas:

1.- Poner sobre todas las cosas el valor de la honestidad para crear, para servir a los demás sin perder el sentido del amor. 

2.- Invertir en el mantenimiento del cerebro. Prepararse para una economía del conocimiento.

3.- No pensar sólo en mejorar la calidad y el servicio sin poner al centro los VALORES 

No hay comentarios:

Publicar un comentario