miércoles, 10 de agosto de 2016

ALTA GERENCIA: LAS TACTICAS DEL ABOGADO DEL DIABLO PARA MEJORAR LA TOMA DE DECISIONES


JESUS JIMENEZ, presidente de CENTRUM LABAN, la nueva frontera en inversiones, negocios e información
Recuerdo con nitidez hace algunos años que mi Jefe me rechazaba los trabajos que le hacía. El primer intento era inútil, el segundo era también rechazo. Recién el tercero lo recibía con agrado.
Se cree que la mente se vuelve más lúcida afinando las ideas una y otra vez hasta que quede la mejor versión.
Con el tiempo me entere que Henry Kissinger, ex secretario de Estado tenía el mismo estilo. No aprobaba trabajos de su staff de buenas a primeras. A la tercera era la vencida. Recién entonces el Jefe empezaba a leer.
Por supuesto, antes como ahora, el interés es que se hagan a un lado lo subjetivo, lo sesgado, lo que no tiene ni pies ni cabeza.
Por eso, en la gerencia estratégica moderna para una exitosa toma de decisiones existen tres tácticas que usan los nuevos jefes para equivocarse menos.
Una de ellas es la táctica del “abogado del diablo”. Consiste en que el gerente deja que un grupo exponga el plan con todo detalle para echarlo a andar, pero al mismo tiempo consiente que "el abogado del diablo” actúe haciendo notar los errores, las imperfecciones, así como los posibles peligros de los cursos de acción recomendados. Se consigue así una toma decisiones más limpia.
La otra táctica es la dialéctica. El Jefe recibe un plan (la tesis) con los argumentos más poderosos del equipo para defender el citado plan. Paralelamente, recibe el contra plan (la antítesis) en el que le hace notar los gruesos errores, los riesgos, las desventajas de llevar a cabo el plan.
El Jefe evalúa las dos posiciones -Plan y Contra Plan- de manera que al final se queda con su propia decisión, por lo general la más acertada, es la misma síntesis.
La indagación dialéctica puede promover el pensamiento estratégico.
Por último está la táctica del referente. La “visión externa” como la llama el ganador del premio Nobel Daniel Kahneman. Esta consiste en aprobar una iniciativa, pero contrastarla con experiencias pasadas. Si alguien quiere echar a andar un proyecto, por ejemplo, es obligación del grupo encontrar algún antecedente local o internacional parecido al proyecto en sí que se quiere llevar a cabo para ver por qué funciono, por que fracaso, por que tardo.
Esto es positivo para que los arrogantes desciendan del optimismo al realismo.
Como se ve la gerencia moderna puede que cambie de nombre en sus estrategias, pero al final son las mismas. Ningún Jefe acepa cuentos. Tiene que tener la información más veraz para no meter la pata. El Jefe trabaja con dinero de otros. Rinde cuentas. Se rodea de un buen equipo. Los más valiosos son los más realistas. El Jefe debe estar siempre con el ojo abierto, siempre a la caza de información de avanzada. Los lideres efectivos tienden a ser mas astutos en el uso del poder para lo cual requieren información y conocimiento nuevo, entre otros recursos estratégicos.
Con información del documento “La Información estratégica en la práctica”

No hay comentarios:

Publicar un comentario