domingo, 3 de marzo de 2013

PERU: LA FOTO DEL MOMENTO, UNA VOZ CONTRA EL TIEMPO


PERU: LA FOTO DEL MOMENTO, UNA VOZ CONTRA EL TIEMPO

JESUS JIMENEZ LABAN

Me apena muchísimo lo que pasa en el Perú. Ya habrá tiempo para los balances, pero hay cosas que ningún peruano pasa por alto. 

El tema de la seguridad, el de las inversiones y el de la revocatoria son problemas insoslayables para cualquier académico, político, empresario o inversionista.

De todos los análisis que he leído hay una constante. Y es el hecho que la prosperidad macro-económica no va de la mano con la seguridad. Que se ha perdido brújula.

Un tema que ciertamente preocupa porque no puede haber inversiones sin seguridad y sin protección de la población que se siente vulnerable no sólo en Lima sino también en cualquier punto del país. 

Lo peor que se podría hacer alrededor del tema es politizarlo, llenar de titulares con frases circenses de politicos que hacen escarnio de los otros. Las soluciones no van a venir de los políticos. Las soluciones son técnicas que tienen que ver con el atraso en los pagos a policías, el equipamiento y capacitación, asi como un buen diseño de proyecto de seguridad, su implementación y mantenimiento. 

¿Qué pasa con el directorio, estructura, comunicación, cronograma, presupuestos, tecnologías, procesos y lanzamiento de las mejores ideas? Que haga las cosas el que mejor las puede hacer.

Quienes miran de manera estratégica el tema diría que hace falta un balance entre el planeamiento estratégico (qué hacer y cómo hacer en la lucha contra el crimen y un planeamiento comunicacional (no ocultar lo evidente, decirlo todo y saber escuchar)

En el tema de inversiones extranjeras, el ritmo es decreciente -no estoy seguro en qué porcentaje pero hay una baja, según análisis serios- lo cual se puede atribuir en gran parte al decaimiento de los precios de los minerales. Y es que siguen enfermas las economías de Estados Unidos y la Unión Europea. Un reporte reciente, por ejemplo, deja abierta la posibilidad de postergación del proyecto Conga debido a la caída de los precios internacionales del oro. 

Y en cuanto a la revocatoria, coincido con aquellos que señalan que la campaña es muy pobre. A dos semanas de la consulta, ninguna propuesta alternativa la problemática de la Metrópoli. Lo que percibo es un campaña de desinformación y cero voluntad de tratar los reales problemas de la ciudad. 

A estas alturas, gane quien gane, los problemas serán los mismos: la seguridad, el transporte, el orden en la ciudad. 

Ya habrá tiempo para ver el debate sobre bicameralidad, la modificación de la ley de partidos políticos y las fuentes de financiamiento y el tema de la reelección.

Yendo a lo coyuntural -a la lectura de las encuestas respecto de la Revocatoria o no de los cargos ediles- percibo un estancamiento del "NO", aunque con fuerte repunte en el sector "D" y una caída del "SI", con una base dura de votantes (que no va a cambiar de parecer), de manera que lo que va a decidir el resultado es ese granero de votos que quiere votar en blanco, viciado o que no va a salir de sus casas a votar. 

Entonces están ahí latentes los problemas. 

El tema de seguridad no se podrá resolver con una sola cabeza. ¿De qué vale sacar réditos políticos cuando la tasa de homicidios supera los 20 por cada 100.000 habitantes, según los críticos? Ya es un problema de salud pública. Es necesario que las mentes más lúcidas aporten soluciones y sin cálculo político porque está de por medio el bien común. 

Y en el tema de las inversiones, se requiere menos ruido político, reglas y acciones claras en términos de democracia, derechos humanos y seguridad y lucha contra la corrupción. Del mismo modo, apurar las misiones comerciales para enlazar planes de negocios con potenciales inversores, lo cual se logrará en más ferias internacionales, road shows, dinamismo de las Oficinas Comerciales y profundización con los tratados de libre comercio. 

De Lima lamento decir que hay un pronóstico reservado. Las dos partes están mal enfocadas -los revocadores y los otros- y esto puede costar atraso, postergación a la solucion de los problemas de la ciudad y cancelación de proyectos que el ciudadano de a pie espera. 

Es la honra de sensatez, la prudencia y capacidad de reacción en defensa de la sociedad, el crecimiento y el bienestar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario