miércoles, 8 de mayo de 2013

IDEAS DE GERENCIA


NUNCA ES DEMASIADO TARDE PARA EMPEZAR A CREAR

JESUS JIMENEZ LABAN

¿Cuándo llegará el día en que un estudiante creativo peruano (nativo digital) valga por su idea y con ella reciba vía una aplicación de software crédito de la banca móvil internacional sin más garantía que el proyecto que envía desde su teléfono inteligente?

¿Qué tendría que pasar para que el Estado iguale a los negocios privados en su capacidad de ejecución? ¿Qué tendría que hacer para deshacerse de ese montón de chatarra que significan trámites innecesarios, duplicados y pérdida de tiempo?

¿Cómo se podría inventar una supermedicina con los insumos de la biodiversidad de la Amazonía para curar definitivamente el Cáncer, el Sida, el mal de Alzheimer, enfermedades terribles que no tienen cura por la ciencia médica actual?

¿Qué es lo que falta para implementar la telemedicina a fin de conectar a los más pobres con la ciencia médica via internet?

Efectivamente, hay mucho por hacer. Todo está pendiente. Así que si tiene una nueva idea de negocios, pésquela de inmediato. Esto no ocurre todos los días. Por eso, tiene valor la innovación, esa sensación que se apodera de uno para hacer un producto o un servicio que no existe en el mercado.

Una idea en sí puede valer, pero si no hay alguien que la ponga en movimiento, se oxidará y quedará en el olvido. 

Cuando esta idea toma forma, genera, a veces, envidia, desesperación o conmoción. Puede ser aquello de "por qué no lo hice si era tan evidente" o "estoy frito porque esta innovación sacará del mercado a mi empresa".

¿Cómo una idea tan simple no se nos había ocurrido antes?, dicen unos. ¿Cómo lo han hecho y qué debo hacer yo para tener la misma magia?, se preguntan otros. 

Por lo general, una idea de negocios surge porque antes se ha presentado un problema, una necesidad, algo que molesta a la gente. Y entonces sale la solución, muchas veces de manera espontánea cuando alguien está insistiendo día a día en la busqueda de esa solucion.

Después de leer a Vivek Wadhwa, Singularity University y a a David Cohen de Tech Stars, me reafirmo en el convencimiento que el pan se gana en los negocios con el sudor en la frente de quienes lo manejan.

Y es que las mejores ideas de negocios llegan no cuando el ejecutivo se va de pachanga o tiene un viaje de placer sino cuando está en pleno arduo trabajo buscando soluciones para sus clientes. 

Estos son los emprendedores. Pero están equivocados quienes sólo identifican como emprendedores a los muy jóvenes. En el estándar internacional un emprendedor -aquella persona que olfatea el mercado y encuentra algo nuevo que necesita el cliente- tiene entre 40 y 45 años.

Sea como fuere, es necesario reflexionar en cada uno de estos puntos. 

Por todo esto, tenía razón el cardiólogo famoso Christian Barnard cuando decía "piensa en grande y serás grande. Piensa en pequeño y quedarás atrás". 

La cuestión no está en tener la idea, sino en tomar la decisión de echarla a andar hasta sentar las bases de un país que descansa en la economía del conocimiento y de ahí revolucionar el mundo.

CAPITAL DE RIESGO: CURIOSIDADES DE LOS NEGOCIOS

De todas las ideas de negocios que he recibido en mis lecturas y en el día a día, he decidido quedarme con éstas.

Primero.- Se puede uno ganar la vida mejorando los productos o servicios que ya existen. La sola idea ya es un ingreso. 

Segundo.- A la gente emprendedora le gusta soñar. Y no me parece mal. Siga por todos lados esa "idea loca" con que va a simplificar o mejorar la vida de muchas personas. Es posible que demore, pero cuando llega la realización de esa idea, cubre todos los huecos financieros. Nada sale exactamente como se planea, pero hay que aprender a ver el camino equivocado o la oportunidad del momento

Tercero.- Cuando hay familia que atender y planilla que pagar, por lo general los proyectos que duran mucho en su ejecución, se dejan de lado. Funciona la idea que cuesta menos y se hace en menos tiempo. Siempre trabajar con la idea grande y también con la alternativa. La segunda idea saca de apuros y si es barata y práctica mucho mejor.

Cuarto.- Las mejores ideas salen no cuando uno se martillea el cerebro para que vengan. Estas surgen en cualquier momento, por lo general cuando la persona está disipada, tranquila y no se piensa para nada en el trabajo: pescando frente al lago o pasando los mejores momentos con la familia o los amigos. El subconsciente elige esos momentos para hacer aflorar la solucion al problema que intenta resolver.

Quinto.- El fracaso es la antesala del éxito. Hay que aprender a fracasar rápidamente y de manera barata. Equivocándose también se aprende y se gana experiencia valiosa.

Con informacion de Ben Baldwin, Cofundador y presidente ejecutivo, ClearFit, Andy Rachleff, profesor Universidad Standford, Kevin Colleran, Socio de capital riesgo

"NO SEA CREIDO"...DELE UNA MIRADA ESTO

Qué significa ser "creído". Algunos, sin acudir al diccionario, definen a este ser como aquel que se cree "la última chupada del mango"

A mi modo de ver, creido significa presumido, pedante, fatuo. No estoy aquí para hacer definiciones de la RAE. Sólo quiero llamar la atención en esto: mientras más amigo se haga de sus clientes y de sus trabajadores, más dinero ganará.

¿Cómo probar esto? 

Sólo el contacto con los clientes -ponga un buzón u otra idea parecida si gusta- podrá evitar que la clientela se le vaya a otra parte o atraer más usuarios o consumidores a su negocios. 

La clave está en escuchar. Incluso, antes de lanzar el producto al mercado. Primero escuche a los clientes y luego haga con creatividad el producto.

Entonces, sí tiene sentido pedir al que tiene manejo de negocios "no ser creído". 

Si usted no le da confianza a su gente, va tener temor de acercarse. Ahí -con los trabajadores- están todos los secretos. Ellos son los únicos que saben por qué demoran las cosas, qué es lo que resulta más caro y qué ocasiona o producirá problemas. 

Aprenda de Einstein. Decía el científico, "tengo que aprender a desanudar este nudo no de la misma forma como lo hacen los demás". 

Fíjese en lo que decían los banqueros hace cuarenta años: un banco con sus sucursales. Y compare lo que dicen ahora: cómo ofrecer servivios bancarios sin tener sucursal ni cajero.

Ya está aquí la banca móvil en el teléfono digital. Pienselo.

Con la informacion de Dave Lavinsky, presidente de Growthing

APRENDA A CONTAR SUS ESTRATEGIAS, PERO NUNCA SUS TACTICAS

Ningún proyecto en la vida sale como uno lo sueña. Después de repetir esto -una y otra vez- a unos jóvenes, éstos entendieron que para que salga bien una cosa hay que corregir y corregir...

Es decir, ir de idea en idea hasta que cuaje la mejor, la misma forma como trabajan los jovencitos en la Escuela de Negocios de Harvad. 

Pero una idea es sólo eso....idea Muchos pueden tener la misma idea y no pasa nada. ¿Cuando pasa algo entonces? Cuando alguien -a eso llamo emprendedor- empieza a hacer algo con eso, comienza a repartir bondad y calidad de vida con su producto y servicio. 

La clave está -para seguir a Ellen Rudnick, profesora clínica de emprendimiento de la Universidad de Chicago- en empoderar a los jóvenes en el desarrollo de estrategias (qué hacer) y de tácticas (cómo hacer). 

Enseñarles a marketear sus ideas sólo ofreciendo estrategias y escondiendo -como lo hacen lo militares- las tácticas, (el cómo se hace). 

Un ejemplo admirable como hombre táctico fue Pedro Ruiz Gallo. Inventó un reloj maravilloso -incluso tocaba el himno nacional- pero cuando cayo en manos del enemigo de ese entonces, nadie lo pudo operar. La táctica (cómo hacerlo) se fue al cielo con su dueño...., en inventor

No hay comentarios:

Publicar un comentario