jueves, 16 de mayo de 2013

SICOLOGIA DEL PODER:...Y AHORA LOS MUDOS LOS QUE COMUNICAN MAS


SICOLOGIA DEL PODER:...Y AHORA LOS MUDOS LOS QUE COMUNICAN MAS

JESUS JIMENEZ LABAN www.centrumlaban.org

Dentro de muy poco cualquier ciudadano podrá tener injertado en su cuerpo un chip para poder operar una computadora en el iris de sus ojos y sus cejas y pestañas. Con un parpadear podrá cambiar una página web y otro parpadeo activar un video o tomar una foto. Es decir, las comunicaciones electrónicas dentro del propio cuerpo. Y si es cierto que en el 2015, la computadora igualará la la inteligencia del cerebro humano, las órdenes que recibirán las computadoras no será por movimientos del cuerpo sino con mensajes telepáticos. 

¿Será cierto que volvemos a ser mudos como hace miles de años? La gente esta dejando de hablar. El chat, el correo electrónico, Facebook, Blog, Linkedin, Twitter son apenas la punta del iceberg. 

Difícilmente un jovencito se desprende de su teléfono inteligente y de su red social. Invierte mucho tiempo en la red porque es su mundo natural. El tiempo es limitado, como dijo Steve Jobs, y para ello se ha inventado los “emoticons”. 

Los que estudian de teoría de la comunicación, alta especialidad de los periodistas, empresarios y políticos, así como legisladores, jueces, fiscales y policía, logran más con la comunicación NO verbal que con la convencional. Por la forma como mira una foto una persona, se puede saber si es violenta o no. Por el movimiento del cuerpo se puede deducir si es educada o irrespetuosa. Y por el contacto visual es fácil saber quién miente, quién es deshonesto, quién es falso y traidor (los que no miran de frente) Sabido es que el que habla, mira a su interlocutor el 40% del tiempo, en tanto que el que escucha, el 70%.

Pero estas manifestaciones de la Kinesia se amplían también al tono, la entonación y la potencia de la voz. Un experto en Kinesia –periodista, policía o fiscal- se podría dar cuenta que una persona miente cuando grita o eleva la voz o cuando acelera la pronunciación en la articulación de las oraciones, de las palabras. ¿Para qué gritar si tiene la razón? ¿Por qué hablar atropelladamente? Lo mismo pasa con los que se enredan al hablar -cuando son mirados con suspicacia- para dar una explicación sencilla al explicar una cosa. Algo esconde, salvo mejor parecer. 

La proxémica, la especialidad de las distancias, es también una forma de comunicación no verbal. El espacio privado va de 50 centimetros a 1 metro (conversación intima). El espacio de entrevista va de 1 metro a 4 metros (la entrevista de trabajo en oficina). Y la distancia pública va de 4 metros a 10 metros. 

Los jóvenes hablan en códigos nuevos y se requiere mucha familiarización con ellos para traducir esos códigos y no perder sus mensajes, pero la mayoría ha aterrizado en el texto, en los símbolos y en los signos. Hay que aprender a decodificar esos nuevos mensajes.

Las nuevas generaciones, los nativos digitales que pertenecen a la generación “Y”, los que nacieron con las redes sociales, tienden a dejar de hablar. Es una generación muda, no habla, sólo escribe textos, usa códigos y comunicación no verbal.

El hombre nació mudo en los orígenes, segùn teorìas cientìficas reconocidas, y tiende a ser mudo otra vez. La comunicación no verbal se impuso en los inicios. La comunicación no verbal es la que manda en los tiempos actuales. Nadie podría vivir sin comunicación porque es inherente a la naturaleza humana. Sin comunicación no somos nada. La información no es para guardarla sino para compartirla. 

Los que se interesan por mejorar las relaciones entre gobernante y nación vuelve a leer a los sabios de la antigüedad. Los que ven que su empresa se cae porque no cuenta con la información de su propia gente por falta de tino del gerente, encuentran en la comunicación el puente de esperanza. 

Hace 2300 años Aristóteles fue el primero en definir la comunicación como el mensaje que se transmite entre un emisor (el que lo que envía) y un receptor (el que lo recibe) Aristóteles nunca habló de los códigos en la comunicación. Tampoco de la comunicación entre animales con personas o cosas con personas, cosa que posible con el desarrollo de software.

Se quedó corto Aristóteles porque fue Berlo quien dijo que con la comunicación se facilita el aprendizaje y que ello se aplica al cambio. Sea como fuere, el momento manda ser súper mediático para sobrevivir en las agitadas aguas de la política, de la empresa y de las finanzas y en la educación, hoy más que nunca. Fueron los teóricos de la comunicación -después de Laswell, Berlo, Lazarfeld, Weber- los que le agregaron la respuesta (el feedback) a la comunicación, principio en el que se basan las redes sociales. 

La comunicación de ida y retorno. Y fueron los “genios prácticos” los que llevaron a la práctica ala teoría como Steve Jobs, quien daba la vida por escuchar tan solo una hora a Aristóteles, aunque otros creen que es más bien Bill Gates el continuador del pensamiento aristotélico como se vé claramente en una de sus primera obras: “Camino hacia el Futuro”.

Todos ellos –junto con Zuckerberg, Negroponte, Y Toffler- supieron llevar la teoría a la práctica. Cada día aparecen cosas nuevas. Nuevas aplicaciones en la vida real y en la “second life”, la vida virtual. La clave no está en amontonarse de conocimiento sino de aplicarlo. de capitalizar y echar a andar las ideas y echar a andar los proyectos.

Quien no comparte no avanza, no progresa, no sale de la rutina. Sería trágico guardar egoístamente esa información. Sería imposible sin organizarnos con la comunicación o articularnos con ella para el trabajo y vehiculizar los portentosos adelantos científicos de la era de la información para mejorar la calidad de vida y ser más productivos, eficientes y competentes.

Con tanto invento e innovación de la ciencia y de la tecnología, me temo que estamos ante una nueva oleada poderosa de los nuevos medios de comunicación. Mucho más potentes que la prensa del siglo XIX, la radio de comienzos del mismo siglo XX y la televisión global del presente. 

Cuando me enteré que habían kackeado la pagina de Associated Press para poner una noticia falsa diciendo que el presidente Barack Obama estaba herido después de varios atentados, me di cuenta lo peligrosas que son las redes y la necesidad de ejercer la libertad con responsabilidad. Y cuando dieron la noticia que millones de copias fueron sustraidos de los archivos de la propiedad intelectual de MIT, pensé que los delitos cibernéticos deben ser prevenidos con mayor precisión. Y cuando veo que los niños empiezan a subir a la redes, pienso “hay que protegerlos con leyes firmes”. 

Las redes sociales tienen poder para manipular peligrosamente a las personas que no está debidamente informadas. Sólo hay que ver el poder que tiene un "hashtag", una @ en en la red. Son como narcoticos sociales que adormecen, hacen olvidar a la gente, masajean el cerebro. Y es una manipulación peligrosa porque se puede convertir en un narcótico social extremo si cae en manos de líderes de la política, la economía y las finanzas que son muy capaces por habilidades desarrolladas pero algunas veces muy incompetentes porque no tienen apego a los principios ni a los valores tales como la verdad que es la esencia de la investigación científica. Las redes son para construir no para destruir. 

Hay que darles el valor y el propósito con que han sido inventadas. No para fines perversos, tamizar la informacion, controlar los medios y manipular a la sociedad como lo hizo Goebells.

Sólo hay un remedio: convertir las comunicaciones en armas de anticipación para prevenir desastres, en herramientas influencia para salvar vidas, prolongar la salud y medios preventivos para profundizar la democracia y los derechos fundamentales del ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario